Juan Blanco
Chilpancingo, Gro. 27 de Agosto del 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores pidió revisar minuciosamente los víveres o cualquier tipo de ayuda humanitaria, previo a su resguardo, para evitar lo que ocurrió en Coyuca de Catalán, donde pobladores hayaron un cargamento de municiones entre cajas de despensas que eran cuidadas por policías estatales y militares.

«Se hizo la recomendación de que cada vez que alguien pida resguardo, y también ante la presencia del presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (Ramón Navarrete Magdaleno), que seamos muy cuidadosos en ese tipo de llamados», dijo.

Agregó: «Y si alguien pide reincorporarse a algún convoy y que van en auxilio de una población, hay que revisar minuciosamente qué llevan», pues indicó que este acontecimiento es de suma delicadeza y llama la atención del sector público.

La petición, dijo el mandatario, se les hizo saber a los que integran (secretarios de Seguridad, Fiscalía, autoridades militares) la Meza de la Coordinación para la Construcción de la Paz de Guerrero, durante la sesión de este martes.

El jefe del Ejecutivo estatal explicó que habitantes de Zihuaquio, en Coyuca de Catalán, pidieron ayuda a la CDHEG, para que las despensas que habían solicitado al ayuntamiento de ese municipio fueran resguardadas por agentes estatales y efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En base a su facultad, dijo, el organismo le recomendó para que por medio de su policía y del Ejército Mexicano cuidaran los víveres que eran transportados por el comisario de La Palma y por otros dos acompañantes, en su propia camioneta.

Sin embargo, abundó, a su paso por la comunidad de El Mono fueron interceptados por pobladores de aquí, quienes hayaron al menos mil 500 cartuchos útiles para armas de diversos calibres, unos binoculares de visión nocturna, una mira telescópica para larga distancia y dos camionetas de la marca Toyota, tipo Tacoma.

Astudillo Flores dijo que el comisario y las otras dos personas que ya se encuentran bajo investigación por la Fiscalía General de la República, sabían lo qué transportaban, pero las autoridades policiacas y militares no se percataron de ello sino después. «En mi carácter de gobernador he dado instrucciones para que cuando alguien pida este tipo de ayudas, le pongamos mucho cuidado», insistió.