*** «Paciencia», pide Salvador Rangel ante falta de resultados de la GN

Jonathan Cuevas

Chilapa de Álvarez, Gro. 29 de Agosto del 2019.- Ante la violencia que sigue azotando al estado de Guerrero a pesar de que se encuentra ya en operaciones la Guardia Nacional (GN), el Obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, pidió «paciencia» a la gente.

En entrevista después de la ordenación de cinco diáconos en la catedral de Chilapa, el prelado católico dijo que la intención de la Guardia Nacional es buena, y recordó que esta corporación es nueva y «no conocen la mentalidad de los guerrerenses».

Pidió a la ciudadanía paciencia y poner de su parte para que todo llegue a funcionar bien.

Comentó que ojala que a nivel federal volteen a Guerrero y metan a la Guardia Nacional en las zonas donde existen las policías comunitarias.

Recordó que desde el 9 de noviembre del año pasado hubo desplazados en la Sierra, y “todavía siguen las cosas igual; los desplazados están pidiendo justicia y no lo hacen, pero ojala y con la Guardia Nacional pudieran organizar esta situación”.

Sobre la violencia que se está registrando en Tierra Caliente y por la cual están siendo desplazadas decenas de familias, Rangel Mendoza justificó diciendo que este no es un problema exclusivo en Guerrero, sino que está en toda la República.

Luego insistió que las autoridades saben perfectamente quiénes son los jefes del narco, y cuestionó: “Por qué no van directamente con ellos? Ya sea dialogar, pero que no sigan sembrando este ambiente de susto”.

En otro tema, en el marco del Día del Desaparecido que se celebra este viernes en México, apuntó que las familias no deben de perder la esperanza, y les dijo que «Dios quiera que esté cooperando el Gobierno y otras instituciones».

Salvador Rangel recordó que el estado de Guerrero se hizo famoso por los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, “pero pues también en Iguala tenemos más de 500 desaparecidos y se ve que ha habido poca voluntad de parte del Gobierno para ayudarle a los familiares de estas personas que han sido desaparecidas”.

En el ámbito local, dijo que espera que con la detención de Zenén Nava, líder del grupo de delictivo Los Jefes, antes Los Rojos, se calme un poco la violencia en Chilapa.

“Espero que no vaya a suceder nada malo, porque Chilapa ya ha sufrido mucho y merece una tregua, un periodo de paz”, sostuvo.