Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 22 de Enero del 2019.- Miembros de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) del Ocotito pusieron a la venta la gasolina que fue decomisada el pasado 13 de enero, la cual era ordeñada de pipas que circulaban sobre la Autopista del Sol.

Como se acordó en la asamblea comunitaria celebrada el domingo pasado, el recurso recaudado fue administrado por una comisión de maestros y será destinado a la construcción de las oficinas que albergarán la supervisión de Preescolar del Valle del Ocotito.

La decisión se tomó por parte de autoridades y la asamblea, ante la negativa de las autoridades estatales y federales de tomar el caso en sus manos, y por el riesgo que significaba para la población el hecho de mantener una gran cantidad de combustible almacenado en la plaza de la localidad.

Con anterioridad, vecinos de esta plaza, calles aledañas y comerciantes del Mercado “Benito Juárez”, se habían pronunciado en contra de que la gasolina permaneciera en este sitio y la misma noche de la asamblea las garrafas y galones empezaron a ser retirados y puestos en venta.

Para la mañana de este lunes, prácticamente los aproximadamente 13 mil litros de combustible que había sido decomisado se había agotado y la plaza luce ahora completamente vacía, terminando también con el riesgo de una explosión, sobre lo cual de manera tardía se había pronunciado la Secretaría de Protección Civil del Estado.

En la próxima asamblea, la comisión de maestros que se encargaron de la venta del combustible, informarán cuantos litros finalmente fueron vendidos, el monto de lo recaudado y la obra que será ejecutada, que como se tomó el acuerdo serán oficinas de la supervisión de preescolar.

Esta misma información se hará llegar a las instancias a quienes se puso del conocimiento de este decomiso, entre ellas el Senado de la República, el Congreso Federal, la Secretaría de Gobernación Federal, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El Comandante de la Policía Comunitaria, Deibi Barrientos, puntualizó además, que los operativos de vigilancia continuarán en la zona que les corresponde para que este tipo de ilícitos no se sigan cometiendo, pues además ponen en riesgo a la población aledaña a los puntos de ordeña. (Agencia Periodística de Investigación)