Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 01 de Marzo del 2019.- El gobernador Héctor Astudillo Flores, pidió a la directora de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), Irma Lilia Garzón Bernal, y al alcalde de este municipio, Antonio Gaspar Beltrán, resolver los problemas laborales de los trabajadores del organismo, antes de que se agrave el problema.

Como se recordará, los empleados afiliados a la sección 32 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), tras no pagarles sus prestaciones, desde el lunes pasado tienen cerrados los sistemas de bombeo de agua de las comunidades de Mochitlán y Acahuizotla.

En consecuencia, decenas de familias capitalinas ya no se les suministra el vital líquido, lo que ha detonado en bloqueos de calles y avenidas de la periferia por parte de los afectados.

Entrevistado este viernes en Casa Guerrero en Chilpancingo, el mandatario dijo que espera que las autoridades locales pongan atención cuanto antes a ese problema. “Es importante que una dependencia e institución encargada del agua puedan hacer un esfuerzo ágil para que se resuelva la situación”.

Expresó: “Se puede vivir sin calles, se puede vivir sin luz, pero sin agua es un verdadero problema. Entonces mi convocatoria respetuosa, responsable para que la institución resuelva sus problemas de la manera más rápida posible”.

Las prestaciones atrasadas a las que los trabajadores sindicalizados se refieren, mismas que el gobierno local no les han dado cause, son: proporcionar la póliza de seguro equivalente a más de 200 mil pesos por el total de los agremiados, estímulos económicos, becas, despensas, uniformes y calzado para aquellos trabajadores de campo, las cuales ascienden a más de 6 millones de pesos.

Las prestaciones que se han acumulado en la actual administración y que tampoco han sido solventadas, son: seis vales de despensa, estímulos económicos y dotación de calzado y uniformes. (Agencia Periodística de Investigación)