*** Desarman a Policías Civiles; los pobladores bloquean accesos y retienen a los oficiales

*** Ante la situación, directores suspenden las clases en escuelas

API

Acapulco, Gro. 04 de Marzo del 2019.- Grupos de la Policia Federal, Estatal y Marinos, se apostaron en entradas, salidas y puntos estratégicos del poblado de Xaltianguis, asi como a las afueras de la Casa de Justicia de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), luego de los enfrentamientos que han sostenido esta organización con miembros de la delincuencia organizada.

La Unión de Pueblos denunció este lunes que la finalidad era desarmar a la Policía Ciudadana, porque desde el domingo retomaron el control de la seguridad en esta comunidad del municipio de Acapulco.

Ante esto, el ambiente en la comunidad se torno más tenso, pues además de los hechos violentos que dejaron dos muertos, ocurridos el fin de semana, se teme ahora una confrontación entre la Comunitaria y las autoridades encargadas de la seguridad.

La presencia de policías y militares provocó la suspensión de clases en por lo menos 15 escuelas, entre las que se encuentran siete primarias, dos secundarias, el Colegio de Bachilleres (COBACH) que se ubica en la entrada al poblado, y jardines de niños.

Cerca de las 13:00 horas de este lunes, los efectivos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) que encabezaron el operativo, arribaron a la comunidad. En conjunto con la Policía Federal, Estatal y Ministeriales, llegaron a bordo de unas 20 patrullas, algunas artilladas.

Después de las 14:00 horas, los efectivos federales se trasladaron a la casa de justicia con el objetivo de desarmar a la policía ciudadana y, poco antes tres de la tarde, un helicóptero sobrevoló el poblado.

Los efectivos de las fuerzas armadas ingresaron a la base de la policía comunitaria e intentaron dialogar. Algunos policías civiles fueron desarmados y otros simplemente se retiraron. Las armas aseguradas fueron trasladadas en una patrulla de la Marina.

Tras el desarme de los policías comunitarios, al menos de 60 pobladores bloquearon la carretera federal con taxis colectivos para exigir respeto al sistema comunitario que, aseguraron, todo el pueblo avala.

Con los bloqueos en las entradas y salidas del poblado, quedaron encerrados los agentes policiacos y militares, a quienes les reclamaron que desde el sábado que se registraron los ataques y enfrentamientos, no habían acudido.

Hasta las 19:00 horas los bloqueos continuaban y los cuerpos de seguridad de la Federación y el Estado, continuaban sin poder salir.

El pasado sábado por la noche, una vivienda relacionada a la familia del comandante regional de la UPOEG, Ernesto Gallardo Grande, fue atacada a balazos por hombres armados en este poblado, cuando se llevaba a cabo un convivio.

Durante la madrugada, un taxista fue asesinado a balazos y una mujer resultó herida, y la mañana del domingo, en un nuevo enfrentamiento, un hombre fue ejecutado.

El máximo líder de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio dijo en conferencia de prensa que el sábado arribaron al poblado 100 policías ciudadanos de la UPOEG, pero que estaban preparados para desplazar a unos 500 elementos más.

Agregó que este enfrentamiento fue contra un grupo criminal, quienes están instalados como policías comunitarios en el poblado, y a quienes acusaron de ser «huachicoleros» que operan en la zona de Xaltianguis hasta Tierra Colorada, conocidos como «Los Dumbos». (Agencia Periodística de Investigación)