La entidad guerrerense es de vital importancia para el narcotráfico por tres factores principales: sembradío y trasiego de drogas, así como narcomenudeo

Guerrero está infestado por el crimen organizado, los hechos violentos se apoderan de sus calles y su principal destino turístico se ha convertido en una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Apenas el pasado martes 15 de octubre, una quincena de personas fallecieron durante un enfrentamiento entre civiles armados y elementos del Ejército Mexicano en la comunidad de Tepochica, municipio guerrerense de Iguala.

De acuerdo con un documento de la Fiscalía General de la República (FGR) , al menos seis bandas criminales operan en Guerrero.

La entidad guerrerense es de vital importancia para el narcotráfico por tres factores principales: tiene tierra fértil y adecuada para el sembradío de marihuana y amapola; su ubicación geográfica lo coloca en un punto estratégico para el trasiego de droga, ya sea al norte del país o al centro; y por el consumo local, debido al turismo.

La organización criminal con mayor poderío delictivo en la entidad es el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, «El Mencho», el CJNG en dicho estado está bajo las órdenes de Juan Sánchez Palma, presunto jefe de una célula delictiva llamada «La Guardia Guerrerense».

Nacida como un grupo desertor de «Los Caballeros Templarios», «La Guardia Guerrerense» se dio a conocer como los responsables de una masacre contra elementos de la Policía Estatal en Zihuatanejo.

Gran parte de las bandas que operan en Guerrero son escisiones del cártel de los Beltrán Leyva, quienes prácticamente se pulverizaron al caer todos sus líderes.

«Guerreros Unidos» era quizá el grupo delictivo más adelantado en el estado, sin embargo, su vínculos por el caso Ayotzinapa debilito de forma importante debido a la captura de su cúpula criminal.

Los hermanos Sidronio y Mario Cassarubias eran los líderes de la organización criminal, Gildardo López Astudillo, «El Gil», era el jefe de sicarios, hasta que fueron detenidos.

Tras la captura de varios de sus miembros, «Guerreros Unidos» fue liderado por las esposas de los líderes caídos, según la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Varios de los capturados por el caso Ayotzinapa, miembros de dicha organización criminal, sin embargo, fueron liberados tras violaciones al debido proceso, entre ellos «El Gil», por lo que se prevé se hayan reincorporado a las actividades ilícitas.

Uno de los principales enemigos de «Guerreros Unidos» son «Los Rojos», otra escisión del Beltrán Leyva, fundado por Jesús Nava Romero, apodado «El Rojo».

Tras su muerte, los encargados de la organización criminal fueron Santiago Mazarí Hernández, alias «El Carrete», en Morelos, y Zenén Nava Sánchez, «El Chaparro», en Guerrero. Sin embargo, ambos fueron detenidos en agosto pasado.

«Los Granados», son otro grupo también derivados de los Beltrán Leyva y operan en en Tierra Caliente.

Esta banda criminal es liderada presuntamente por los hermanos Salvador y Rubén Granados Vargas –este último detenido–, apellidos paternos que derivan con el nombre de la célula delictiva.

Un grupo más emanado de los hermanos Beltrán Leyva son «Los Ardillos», ubicados en la región de la montaña y centro de Guerrero.

Los mayores líderes de esta célula criminal son identificados supuestamente como los hermanos Celso e Iván Ortega Jiménez.

Finalmente, el cártel Independiente de Acapulco (CIDA), que opera en el puerto turístico, es liderado presuntamente por Irving Macedo Acevedo.

Si bien, la FGR detecta a los grupos criminales referidos, habría más que operan en Guerrero, ignorados por las autoridades federales.

Tal es el caso de «La Familia Michoacana», liderada por los hermanos Johnny Hurtado Olascoaga, «El Pez», y Alfredo Hurtado Olascoaga, «La Fresa».

Se habían aliado con el CJNG y así facilitado su renacimiento criminal, sin embargo, una repentina ruptura los ha dejado solos.

También destacan «Los Tequileros», encabezado por Raybel Jacobo Almonte, «El Tequilero», y el cártel del Sur, liderado por «El Señor de la I», identificado como Isaac Navarrete Celis.

Fuente: La silla rota