Por Ezequiel Flores Contreras , 6 abril, 2019 (Revista PROCESO)

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Al menos dos artefactos explosivos sin detonar fueron encontrados y desactivados en la escena donde un auto bomba estalló hace tres días frente a la sede de la autodefensa de la UPOEG en la zona rural del puerto de Acapulco donde solo se registraron daños materiales.

El vehículo utilizado para el acto violento que género pánico y terror entre la población de la comunidad de Xaltianguis, tenía dos artefactos explosivos improvisados, informó una fuente oficial consultada por Proceso.

Una carga de cinco kilos de pólvora comprimida aproximadamente estalló en el motor y la segunda de un kilo fue encontrada intacta en el portamaletas.

La bomba que no explotó, fue desactivada por la Unidad de Peritos especializada en explosivos de la Fiscalía estatal y se trata de “un cilindro metálico relleno de pólvora con un sistema de ignición vía teléfono móvil que sirve como detonante”, indicó la misma fuente.
También te recomendamos

El tercer artefacto explosivo “fue encontrado” por miembros de la autodefensa y se lo entregaron directamente a personal del Ejército que envió una unidad de materiales de guerra y explosivos, señaló el funcionario.

Debido a que los artefactos explosivos improvisados fueron elaborados con materiales comerciales (pólvora, cableado de cobre y teléfonos móviles), es difícil determinar el origen de los productos pero advierte que el responsable “es un delincuente especializado”, expresó la fuente entrevistada.

Por ello, autoridades de los tres niveles de gobierno se mantienen en alerta máxima debido a que este hecho se registró en el contexto del Tianguis Turístico que se inaugura mañana en Acapulco.

Al respecto, el titular de la Fiscalía estatal, Jorge De los Santos Barilla atribuyó en días pasados el auto bomba que estalló en la zona rural de Acapulco y dejó solo daños materiales, a la confrontación que “mantienen grupos delictivos” en Acapulco.

En tanto que los dirigentes de la autodefensa de la UPOEG, responsabilizaron al grupo denominado “Los Dumbos” de este atentado contra esta guardia comunitaria asentada en el poblado de Xaltianguis y otros puntos turísticos de Acapulco como Barra Vieja.