Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Guerrero.-Miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), tomaron la caseta de cobro de la Autopista del Sol ubicada en la comunidad de Palo Blanco para demandar recursos docentes para al menos 300 escuelas, así como medidas de seguridad para las regiones de la Montaña Baja y la Sierra.

El secretario general de la coordinadora, Arcángel Ramírez Perulero en conferencia de prensa en este punto, dio a conocer que actualmente hacen falta más de 300 maestros en la entidad, sólo de los que tiene conocimiento la CETEG, pero que el número podría ser mucho mayor.

Por esta razón, dijo, este martes, sostendrán una reunión con el secretario de educación, Arturo Salgado Urióstegui, a quien expondrán esta y otras demandas, como la seguridad en la Montaña Baja, donde señalaron que no está funcionando la estrategia implementada por el Gobierno Estatal.

El dirigente, pidió al nuevo titular mayor disposición para resolver las demandas del magisterio, y de solución al pliego petitorio que se entregó a la administración pasada.

También está pendiente el caso de las claves bajas, donde ha maestros que están trabajando con salarios “miserables”, y asignados en los lugares más alejados de las principales ciudades de Guerrero; además de los docentes que no han sido integrados al Fondo Nacional de Aportaciones para la Nómina Educativa (FONE).

También adelantó que ya se aproxima la elección del nuevo dirigente del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), que nuevamente quieren apropiarse los “charros”, y como CNTE ya están elaborando un plan de rescate del sindicato y que esta vez quede en manos de alguien que no traicione a las bases.

En poco tiempo, también, dijo, la CNTE presentará su proyecto político de educación, alterno al que había propuesto el gobierno de Enrique Peña Nieto con la puesta en la marcha de la Reforma Educativa y que fue rechazado en prácticamente todos los estados del país.

El grupo de unos 40 docentes permanecieron en la caseta alrededor de dos horas, dejando el paso libre a los automovilistas, a quienes solicitaban una cooperación voluntaria, sin que se registrara ningún incidente, pues los elementos policiacos se mantuvieron a la distancia. (Agencia Periodística de Investigación)