*** Madres y padres de familia, maestras y niños, marchan en diversas calles de Iguala y se plantan frente a indiferentes diputados

*** Finalmente, algunos legisladores reconocen que la lucha “es legítima”

*** Señalan al Delegado Federal, Pablo Sandoval, de indiferente e insensible, y cuestionan cómo pretende ser gobernador

Jonathan Cuevas/API

Iguala, Gro. 30 de Enero del 2019.- Cientos de padres y madres de familia, beneficiarios del programa federal Estancias Infantiles, marcharon en Iguala y protestaron durante la sesión solemne del Congreso de Guerrero que se celebra año con año para conmemorar la Instalación del Primer Congreso Constituyente del Estado.

Antes de las 10:00 de la mañana, padres de familia y maestras de diversas guarderías de Iguala salieron en marcha desde sus instalaciones para concentrarse en la plaza pública de Las Tres Garantías, donde también llegaron responsables y beneficiarias de otros municipios como Taxco, Buenavista de Cuellar, Teloloapan, Cocula, Tepecoacuilco y Huitzuco.

Decenas de manifestantes entre los que iban niños también, hicieron un semicírculo en la plaza que abarcaba la mitad de esta, y en su mayoría llevaban pancartas con diversas leyendas, todas para exigir la continuidad del programa federal y evitar que se cierren las guarderías.

El personal de logística del evento pidió a los manifestantes retirarse ofreciéndoles a cambio que al final del evento se realizaría una reunión con cinco diputados, pero las responsables dijeron que lo harían sólo si había el compromiso de que todos los diputados se quedarían a atenderlas.

Ante la negativa, los manifestantes exigieron la atención inmediata de todos los legisladores porque no podían tener a los niños bajo el sol y sin alimentos tanto tiempo, pero los congresistas justificaron que era un evento protocolario y se negaron.

Otra de las propuestas fue que los legisladores compraran comida y agua para los niños, en tanto los padres y maestras esperaban a que concluyera la sesión, pero los diputados una vez más se negaron, afirmando que no tienen recursos y no era su competencia alimentar a los pequeños.

Sin otra opción, los protestantes esperaron al término de la sesión, pero observaron que inmediatamente la mayoría de los diputados se retiraron, por lo que abordaron antes de su retirada a una comisión de 10 representantes populares.

Después de reclamarles la negativa para atender este movimiento y obtener de varios legisladores una sonrisa sarcástica e indiferencia, algunas responsables y madres de familia se acercaron y exigieron a los diputados su intervención para que el Gobierno Federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, pague el subsidio a Estancias correspondientes a la mensualidad por el cuidado de los niños en Enero y Febrero.

Dijeron que esta situación se convirtió ya en un problema social que debe tener la atención de quienes supuestamente son los representantes del pueblo, porque además el cierre de guarderías detonó ya en un problema financiero para más de once mil madres o padres de familia en Guerrero así como para 315 responsables de guarderías, y podría terminar con un alto número de desempleo.

Advirtieron que ante la falta de recursos económicos, a partir de este mes de febrero empezarían a cerrar varias guarderías, y el resto tratarían de sobrevivir sin recursos hasta saber la conclusión de este problema, y funcionarían como privadas con costos que los actuales beneficiarios de este programa, no podrían pagar.

Además hicieron la propuesta de que sea el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien revise el programa y las estancias, y en caso de requerir mejoras, las responsables y maestras estarían dispuestas a hacerlas, pero le pidieron que no las deje sin empleo.

Ante la protesta, los integrantes de diferentes bancadas del Poder Legislativo que se quedaron a escuchar las propuestas e inconformidades, reconocieron que la lucha de las responsables de guarderías y beneficiarias del programa “es legítima”, y se comprometieron a ser interlocutores para establecer un diálogo con el Gobierno Federal.

Sin embargo, las madres de familia denunciaron que los legisladores que se retiraron primero lo hicieron para ir a comer a un cotizado y lujoso restaurante de Iguala, según el itinerario que les mostraron, pero, lamentaron que a los niños que participaron en la marcha no les quisieron comprar ni siquiera un agua.

Entre otras cosas, también reclamaron ante los diputados que cómo era posible que el Delegado Federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros pretenda ser gobernador cuando no ha tenido siquiera tantita sensibilidad política para atender al movimiento por la continuidad del programa de Estancias Infantiles. (Agencia Periodística de Investigación)