Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 25 de Febrero del 2019.- Integrantes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) bloquearon cuatro avenidas en el centro de Chilpancingo en demanda de la reposición de 30 recursos humanos para el Sector Sierra así como cinco de personal de intendencia.

Desde las 9:00 de la mañana un grupo de alrededor de 100 docentes, iniciaron una serie de bloqueos a las avenidas; Abasolo, Vicente Guerrero, Presidente Juárez y Juan Ruíz de Alarcón, pidiendo la presencia de autoridades de la Secretaría de Educación (SEG), a quienes en varias ocasiones han dirigido oficios, sin obtener respuesta.

«Ya en varias mesas de trabajo se han firmado minutas, una ya data del 21 de marzo del año pasado donde quedaron formal que mandarían los 13 recursos que se solicitaban, sin embargo en la medida que transcurrió el tiempo fueron cambiando a más compañeros, por lo que hoy hacen un total de 30 docentes», indicó.

Manuel Venancio Santiago, miembro de la Comisión de Gestiones de la CETEG, informó que por falta de docentes en tres que comprenden el Sector Sierra, San Miguel Totolapan, Heliodoro Castillo y Leonardo Bravo, hay más de 900 niños sin clases.

El caso más grave, expuso, se presenta en la comunidad de Pandoloma, municipio de San Miguel Totolapan, donde la escuela con más de 250 alumnos está cerrada desde hace varios meses por la falta de nueve docentes, de lo cual tiene conocimiento de la Delegación Regional de la zona Centro.

Respecto a la solicitud de intendentes, señaló que hay escuelas con más de 400 alumnos donde se hace indispensable la contratación de personal de apoyo, y donde hasta ahora han sido los padres de familia quienes tienen que desembolsar para cubrir estos espacios, y se mantengan limpias las instalaciones educativas.

El Sector Sierra, de acuerdo con el maestro, enfrenta el mismo problema que otras zonas marginadas de la entidad, donde los maestros piden sus cambios a zonas más cercanas a las ciudades, y muchos que tienen influencias o «padrinos políticos» como se dice comúnmente, son movidos antes de que sus espacios puedan ser ocupados por otro docente.

«Nosotros no nos oponemos a que los compañeros pidan sus cambios, lo que si estamos en contra, que nos dejen abandonados los grupos, que no puedan atenderlos, hay escuelas que están cerradas porque no les han proporcionado un docente», denunció. (Agencia Periodística de Investigación)