*** De seguir en la ruta de quienes formaron el «Pacto por México», se perdería el registro en varios estados; advierte el ex diputado

API

Chilpancingo, Gro. a 07 de Enero del 2019.- Para el ex diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Isidro Duarte Cabrera, este partido debe ser independiente y «parecerlo», por tanto debe revisar su política de alianzas a partir de su declaración de principios.

Advirtió que de mantenerse a la zaga de otras formaciones políticas que integraron el Pacto por México, «estaríamos tropezando con la piedra que nos llevó a ser la cuarta fuerza electoral y perder el registro en varios estados del país».

Entrevistado este lunes, señaló que unque la propuesta del frente democrático y plural no es en sí misma una mala estrategia, la alianza con la derecha desubicó al PRD del espectro electoral, moviéndolo del centro izquierda al centro a secas.

“Hoy debemos entender que la contienda electoral ya terminó y aunque el PRD fue el principal afectado, pues perdió adeptos que se fueron con quien en los últimos 12 años fue nuestro candidato, tenemos que superar inercias y buscar el diálogo con todas las fuerzas políticas sin prejuicios ni rencores”, expuso el también ex alcalde de Cutzamala.

Argumentó que el PRD no es el único partido en crisis, «todos lo están», y no solo por sus resultados electorales sino básicamente porque se burocratizaron y se alejaron de las demandas de los ciudadanos.

En los congresos, añadió, los institutos políticos promovían y defendían intereses de las élites económicas y de los gobernantes en turno más que de sus representados.

Ejemplificó que, “en las campañas notamos una oferta electoral que no correspondía a los reclamos de seguridad, combate a la corrupción y bienestar familiar que demandaban los ciudadanos, sino descalificaciones y propuestas neoliberales que nada tenían que ver con el sentir popular. Pretendimos vender un frente plural desnaturalizado y sin suficiente explicación entre los electores».

En el caso particular del PRD, abundó, se divorciaron de la sociedad y de los movimientos populares para negociar espacios políticos con partidos ideológicamente antagónicos, que en el fracaso electoral se diluyeron.

“Lo he dicho siempre, requerimos un partido de territorio y no de escritorio, el PRD debe volver a ser el canal de expresión de los intereses de los más necesitados a partir de articular sus demandas en un programa de acción realista y renovado”, agregó.

Consideró que se tiene que reactivar el debate de las ideas al interior del partido y dejar de lado la lucha de posiciones de las corrientes a su interior.

“Debemos mejorar nuestros canales de comunicación con la sociedad, ser más protagónicos en los medios de comunicación y en las redes sociales, no podemos estar ausentes de los temas que afectan a Guerrero”, insistió.

En el Congreso, precisó, debe el PRD ser una minoría creativa y constructiva que sirva de engarce entre los diferentes partidos. «Tenemos que empujar las demandas populares, apoyar aquello que beneficia a los guerrerenses y cuestionar aquellas políticas y acciones de gobierno que no dan resultado».

Además, sugirió, en el PRD se debe impulsar una reestructuración que privilegie la incorporación de jóvenes y mujeres al partido; realizar un censo de la militancia e incorporar nuevos liderazgos y movimientos sociales que le den sustantividad a su lucha diaria. (Agencia Periodística de Investigación)