***Presumen que están invlucrados PF, choferes de Pemex y trabajadores del Parque Industrial

Bernardo Torres/API

*Ocotito, Guerrero.- La Procuraduría General de la República (PGR), y la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE) se han rehusado a investigar el robo de gasolina en la Autopista del Sol, a la altura del Valle del Ocotito, donde el pasado 13 de enero la Policía Comunitaria decomisó más de 13 mil litros de combustible robado.

En esa operación que se desarrolló la madrugada del día 13, fueron decomisados al menos siete mil litros de manera infraganti, cuando dos vehículos ordeñaban una pipa frente al Parque Industrial, donde fueron detenidas cuatro personas quienes posteriormente condujeron a una bodega, donde había una cantidad similar de gasolina.

Dos de los detenidos eran trabajadores de la vigilancia del Parque Industrial, quienes al no acreditarse que formaran parte de dicha organización delictiva fueron puestos en libertad, mientras que dos de los detenidos se mantienen bajo resguardo en la Comisaría municipal, junto con dos armas que tenían en su poder.

Sobre estos hechos, dijo el comandante de la Policía Comunitaria de Ocotito, Deibi Barrientos, dieron parte a la Delegación en Guerrero de la PGR, tanto del decomiso como de la detención, quienes se rehusaron a intervenir, incluso advirtieron que podría acusarse a la organización por secuestro.

Por parte de la Fiscalía del Estado, se presentaron representantes de la Fiscalía Regional, quienes se presentaron al día siguiente ordenando que se les entregara el combustible decomisado, los detenidos, las armas y los vehículos, lo cual pareció a las autoridades comunitarias una informalidad.

Ante la negativa, fueron girados oficios al Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, del Gobierno de la República, Alfonso Durazo Montaño; a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; a los representantes del Congreso de la Unión y al Senado de la República; así como a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Se presume que la negativa de las autoridades de investigar el caso, se debe a que esta red de robo de combustible, estarían involucrados funcionarios del Parque Industrial y de la Empresa que brinda seguridad privada, así como ex miembros de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

Ante la nula respuesta gubernamental, este domingo en reunión general llamaron a las autoridades para actuar de inmediato, pues tras los hechos ocurridos en el Estado de Hidalgo, temen un accidente con el combustible que permanece almacenado en la plaza principal del Ocotito.

Una comisión acudirá esta semana al Senado de la República en la Ciudad de México, para reunirse con los senadores de Morena, Nestora Salgado García y Felix Salgado Macedonio, para iniciar una mesa de trabajo.

Otra situación que preocupa, son las amenazas de dos personas, identificadas como Said Pineda Luna y Angel isidoro Peñaloza, de quienes se desconoce si pertenecen a un grupo criminal, de que acudirán a rescatarlos, lo que no solo pone en riesgo a los elementos de la Policía Comunitaria, sino a las personas que transitan por esta plaza.

Leovigilda Valente Sandoval, madre de Norberto Valente, uno de los detenidos, defendió que su hijo compraba de manera «legal» combustible a las pipas que provenían del Puerto de Acapulco hacia gasolineras del Estado de Morelos, exigió su libertad y que les regresaran los vehículos y los hidrocarburos decomisados.

En la reunión encabezada por el Comisario del Ocotito, Víctorino Pólito, se propuso y votaron por que la gasolina se venda, y el dinero recaudado sea utilizado para apoyar en la reconstrucción de escuelas del Valle, u otras necesidades de los planteles educativos. (Agencia Periodística de Investigación)