Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 09 de Febrero del 2019.- Al menos 15 maestros de Prepas Populares adscritas a la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), han sido despedidos y se prevé que aumente el número de casos en días próximos.

Esto ante los lineamientos que estableció la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología del Congreso del Estado, tras la reciente creación del fideicomiso que manejará el presupuesto de ese subsistema educativo.

En conferencia de prensa este viernes a las afueras de rectoría de la UAGro, en Chilpancingo, el presidente del Frente Estatal de Preparatorias Populares del Estado de Guerrero (FEPPEG), Simón Ramos Aburto dio detalles de esta situación.

Dijo que quienes forman parte del fideicomiso (representantes de la UAGro, de la Secretaría de Educación Guerrero y de la Comisión de Educación del Poder Legislativo) están obligando a los trabajadores darse de alta ante el SAT con el único fín de pagar un impuesto.

«El recurso que nos llega de por si es muy poco, y lo poco que nos llega seguro se va a ir a hacienda», indicó. Ademas, agregó, les están exigiendo un título que los acredite como profesores cuando es sabido que llevan más de 20 años de servicio sin que les pidieran ese requisito.

Al menos 15 maestros han sido destituidos por estas cuestiones, y temen aumente el número de casos tras la aplicación de estos lineamientos que forman parte del fideicomiso el cual manejará los 64 millones de pesos que el Congreso local aprobó a las Prepas Populares para el ejercicio fiscal 2019.

Los trabajadores reconocieron este fideicomiso; no obstante, reprocharon que no se les tomen en cuenta sus propuestas para consolidarlo.

«En el mes de diciembre sí hubo un llamado de parte de las autoridades pero sólo para fiscalizar el recurso y número de matrícula, más no escuchan las propuestas que nosotros traemos para mejorar el nivel educativo», recordó el presidente del FEPPEG.

Sin ser concreto, el entrevistado dijo que uno de sus planteamientos sería que quienes conforman el fideicomiso paguen a los maestros por hora y grupo de cada escuela.

«Nosotros no nos oponemos al fideicomiso o a la institución que pague, lo que queremos es que se les pague de manera puntual a los compañeros y, que a partir de ahí, también vayan creando antigüedad y que se reconozca el trabajo de cada uno de ellos».

En días pasados, la Comisión de Educación acusó al presidente del Comité Ejecutivo de Preparatorias Populares, Emiliano Carreto Moreno, y al líder del FEPPEG, Simón Ramos Aburto, de no comprobar el presupuesto correspondiente a los dos últimos años.

Los implicados tienen hasta el 15 de febrero para hacer las declaraciones de lo que ejercieron ante las instancias correspondiente. (Agencia Periodística de Investigación)