Desaloja Policía Estatal de la Autopista a trabajadores del Ayuntamiento que exigían aumento salarial

Chilpancingo, Guerrero.- Policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Guerrero, desalojaron con violencia de la Autopista del Sol a miembros del Sindicato Independiente del Ayuntamiento de Chilpancingo (SITACH), que exigían plazas y aumento salarial.

Desde el pasado 25 de marzo el Sindicato Independiente de Trabajadores del Ayuntamiento de Chilpancingo (SITACH) iniciaron un paro de labores y toma del palacio municipal, en exigencia de homologación salarial para 350 trabajadores y la devolución de 10 plazas que había otorgado el Gobierno anterior.

Los dirigentes han sostenido encuentros con el alcalde, donde también ha intervenido el senador de la república, Félix Salgado Macedonio, sin embargo no han logrado acuerdos positivos que han prolongado dicho movimiento.

Este jueves, ante la negativa del presidente municipal de ceder a las demandas, unos 200 trabajadores marcharon del Zócalo hasta el punto conocido como el Parador del Marqués, donde bloquearon los cuatro carriles de la Autopista, la carretera México-Acapulco y el entronque al Boulevard de Petaquillas.

Luego de media hora de bloqueo, arribaron a este punto unos 100 elementos de la Policía Estatal con equipo antimotines, quienes no esperaron a que culminaran las negociaciones y arremetieron con escudos y toletes contra los manifestantes, entre los que había mujeres y adultos mayores.

En el contingente se encontraban visitadores de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHG), quienes también fueron empujados por los policías antimotines, que no esperaron a que terminaran el diálogo, incluso los manifestantes ya habían liberado los carriles Sur-Norte de la Autopista.

En la trifulca, fue golpeada una mujer embarazada, quien posterior al desalojo fue llevada por sus compañeros para ser revisada por un médico, y responsabilizó de cualquier complicación en su estado de salud y el de su bebé al Gobierno del Estado, Federal y Municipal.

Los trabajadores denunciaron que en el desalojo, varios de sus compañeros fueron golpeados sin justificación, además de que los policías que participaron portaban armas de fuego, lo que va en contra de las leyes y violenta los derechos humanos.

Expusieron que el movimiento no va a terminar por este desalojo, y continuarán con sus actividades en las calles, continuará la toma del Ayuntamiento y el próximo lunes regresarán a la Autopista del Sol, con el respaldo de otros sindicatos organizaciones, así como la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), quienes les han manifestado su respaldo.