Bernardo Torres

Chilpancingo, Gro. 28 de Agosto del 2019.- Además de las privaciones a la vivienda, la salud y la seguridad que han padecido durante nueve meses, los niños desplazados por la violencia en la Sierra de Leonardo Bravo y Zitlala, enfrentan ahora el rechazo para ingresar a las escuelas donde se encuentran refugiados.

Desde el mes de noviembre del año pasado, unas 84 familias abandonaron sus hogares en el corredor de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo, y se encuentran refugiados en la cabecera municipal, Chichihualco, donde en un principio recibían clases en el albergue.

Tras el plantón que mantuvieron en el Zócalo de la Ciudad de México, los desplazados lograron algunos beneficios por parte del Gobierno Federal, como el pago de renta de casas y apoyo económico para gastos de alimentación.

Sin embargo, el tema educativo no fue incluido en dicha minuta de acuerdos, y para este ciclo escolar los 58 niños en edad para Preescolar, Primaria y Secundaria, se enfrentan al rechazo en las escuelas donde pretenden inscribirlos.

Esta semana en que se realizan las inscripciones, explicó la señora Maricela, originaria de la comunidad de Los Morros, los niños no han podido ser inscritos, debido a la falta de espacios en los distintos niveles y están a la espera de que en algún centro escolar sean aceptados, todo por no ser originarios de la cabecera municipal.

Dijo que temen mucho por el daño psicológico que esto pueda provocar en los menores esta situación de rechazo, pues el hecho de no vivir en sus hogares ya es duro, y ahora tener que enfrentar el bullyng de otros niños por ser desplazados; El número de niños en edad escolar, son 14 de Preescolar, 32 de Primaria y 12 de secundaria.

Lamentó que después de nueve meses los tres niveles de gobierno no hayan sido capaces de diseñar una estrategia de seguridad para el retorno a sus comunidades, de donde precisamente huyeron buscando salvar la vida de sus hijos, y ahora no pueden garantizarles ni la educación.

Hizo un llamado enérgico al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador a que atienda el asunto, al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, busque el repliegue de este grupo armado que los obligó a desplazarse, y que sea la Guardia Nacional quien se establezca en la zona para restablecer el orden. (Agencia Periodística de Investigación)