*** Políticas de AMLO restringen el derecho a la educación y estimulación temprana de la niñez, y los pone en riesgo; precisa la Comisión de Derechos Humanos

Jonathan Cuevas/API

Chilpancingo, Gro. 12 de Febrero del 2019.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envió una carta a la Cámara de Diputados, a la Secretaría de Hacienda y a la de Bienestar, para pedir la asignación de recursos para la operación del Programa de Estancias Infantiles, al considerar que el recorte presupuestal y el cambio en la forma de entregar el recurso, se están afectando los derechos de la niñez.

En la carta se establece que las políticas en la materia impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, además están provocando una restricción al derecho a la educación y estimulación temprana, a vivir en condiciones de bienestar, y a un sano desarrollo integral.

De acuerdo con una nota publicada por Eje Central, también señala la carta que el recorte de 2 mil millones de pesos podría provocar que los menores queden a cargo de personas no preparadas para el adecuado cuidado de los menores, “lo cual constituye un riesgo para su integridad y seguridad”.

La carta firmada por el Ombudsman nacional, Luis Raúl González, fue enviada al diputado Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; al secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Manuel Urzúa Macías, y a la Secretaría del Bienestar, María Luisa Albores González.

Se les pide impulsar la asignación de recursos presupuestales necesarios para la operación del Programa de Estancias Infantiles, luego de que el Gobierno de López Obrador recortó a la mitad el recurso para Guarderías que venían funcionando con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y que con el cambio de gobierno quedaron bajo la responsabilidad de la recién creada Secretaría de Bienestar.

Además del recorte, el presidente anunció que iba a dejar de subsidiar a las estancias infantiles, y ahora la dinámica de apoyo para el cuidado de los niños sería entregar el dinero directamente a las madres, padres o incluso las abuelas de los niños, y serían ellos quienes decidan quién cuidará a sus hijos.

Entre otras cosas, la Comisión apuntó que la debilidad en el programa podría hacer más hondas las brechas de desigualdad de género en el país, pues las mujeres trabajadoras podrían verse obligadas a renunciar a su empleo para asumir el cuidado de niñas y niños, en detrimento de sus derechos a la igualdad sustantiva, acceso al empleo, y a la independencia económica. (Agencia Periodística de Investigación)