*** Padres y alumnos acudieron a la casa del gobernador en Chilpancingo, para pedir su intervención

Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 05 de Febrero del 2019.- Padres de familia de la Escuela Secundaria General “Wilfrido Massieu”, del turno vespertino, denunciaron en el domicilio particular del gobernador, Héctor Astudillo Flores, discriminación y criminalización contra alumnos de esa institución por parte de maestros y directivos del turno matutino.

Un grupo de 100 personas, entre alumnos y padres, acudieron la mañana de este martes al domicilio particular del gobernador, ubicado en la colonia Tribuna Nacional, para solicitar su intervención en esta problemática que está afectando severamente la educación de sus hijos.

La madre de familia, Karina Elena Romero Tacuba, explicó que desde el mes de agosto del año pasado, el Turno Vespertino de esta institución no cuenta con director, por problemas que han tenido los maestros de manera interna, lo cual ha agudizado el desorden académico y administrativo.

Dijo que además de esto, a los alumnos del turno vespertino, no se les permite hace uso de los laboratorios, salas audiovisuales, no les permiten utilizar el comedor, siendo que son servicios para todos los alumnos, y esto por instrucciones de los maestros y directivos del turno matutino.

A los alumnos, continuó, los tratan como delincuentes, los acusan de ser drogadictos y de consumir bebidas alcohólicas, cuando esto es totalmente falso, pues muchos de los padres si están al pendiente de las conductas y la educación de los padres, y no por el entorno de la escuela se puede criminalizar a los estudiantes.

Consideró que con estas acciones de maestros y directivos se está violentando el derecho de los jóvenes a una educación, y a buscar un mejor futuro, y al no intervenir, las autoridades educativas del Gobierno Estatal están siendo cómplices de esta violación a los derechos de los estudiantes.

Los constantes ataques a los jóvenes, ha causado un alto índice de deserción escolar, pues en los últimos seis meses más de 20 alumnos han abandonado la escuela, y alrededor de 50 fueron pasados al turno matutino, y se dice que tuvieron que pagar una cuota a los directivos.

Durante más de una hora, los manifestantes bloquearon la calle Gonzalo N. Ramírez, pidiendo una solución definitiva, que ponga fin a los abusos dentro de la escuela; de la Secretaría de Educación, les informaron más tarde que ya se había emitido el nombramiento. (Agencia Periodística de Investigación)