Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 04 de Diciembre del 2018.- Unos 300 alumnos se quedaron sin clases desde este lunes y por tiempo indefinido, luego del cierre del turno matutino de la Escuela Primaria “Lázaro Cárdenas del Río”, tras el secuestro del director, y amenazas de extorsión en contra de maestros por parte del crimen organizado.

El pasado 22 de noviembre, hombres armados irrumpieron en la escuela y privaron de la libertad al director del turno vespertino de esta institución, a quien dejaron en libertad horas más tarde, sin que ninguna autoridad informara sobre la situación que imperaba en la escuela.

Por temor a represalias, el director tras su liberación no interpuso ninguna denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), sin embargo trascendió que sus captores enviaron un mensaje a la planta docente, de que tendrían que dar como cuota la mitad de su aguinaldo al grupo que opera en la zona.

Las clases en la primaria se reanudaron al siguiente lunes en ambos turnos, pero de manera sorpresiva, este lunes la escuela fue cerrada de manera definitiva, y es que a pesar de los llamados al Gobierno del Estado de brindar seguridad, su demanda fue ignorada.

A los padres y madres de familia, sólo se les informó a través de mensajes en redes sociales “de la manera más atenta y respetuosa se les informa que las labores se suspenden en la institución a partir de esta fecha, reanudando el mes de enero”.

En el mensaje, los directivos atribuyen dicha suspensión de clases a los últimos acontecimientos de inestabilidad social y anteponiendo la estabilidad laboral de todos en la institución se tomó la determinación de suspender las clases, y adelantar el periodo vacacional decembrino.

“Agradeceremos su comprensión y les pedimos de manera responsable dar a conocer este aviso, esperando que esto no genere mayor incomodidad, lo cual informo para su respetable conocimiento. Respetuosamente la dirección y personal de la escuela”, concluye el mensaje.

En el caso del turno vespertino, los maestros siguen acudiendo a laborar, pero las clases sólo se llevan a cabo hasta las seis de la tarde, hora en que se pide a los padres acudir a recoger sus hijos de manera puntual. (Agencia Periodística de Investigación)