*** “Chilapa está ya en la normalidad”; asegura, y pide a los maestros ignorar amenazas

API

Chilapa de Álvarez, Gro. 09 de Diciembre del 2018.- Sobre la amnistía que pedirá la Senadora del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en torno a los presos políticos en Guerrero, el Obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel pidió al Gobierno que revise los casos “porque luego le son impuestos delitos”.

“Yo muchas veces he dicho que estoy de acuerdo en la amnistía restringida, no se puede ser una amnistía general y yo con respecto a los presos políticos yo desconozco el historial de cada uno, pero valdría la pena que se viera a cada uno de ellos porque de lo que estoy convencido es que muchas veces el estado como una especie de venganza política, les han hecho procesos”, señaló.

En ese sentido opinó que vale la pena que se lleve un proceso de revisión y si la persona merece la libertad porque la condenaron “sin deberla ni temerla”, dijo, “estaría de acuerdo a que los liberaran”.

El líder religioso fue entrevistado después de la misa de la una de la tarde en la catedral de Chilapa, donde habló de la posible amnistía que ofrecería el Presidente de la República a algunos presos.

Indicó que la cárcel tiene un motivo muy claro que es la corrección, enmendar la vida, pero “si estos personajes ya han dado señas de que quieren componerse e irse a la sociedad, pues deben de ser liberados porque muchas veces las cárceles en vez de corregirse son la escuela para aprender más mañas, y yo preferiría a que estén en la calle que en la cárcel”.

Además pidió al Gobierno hacerle caso a los Derechos humanos porque, advirtió, “la ley se maneja, se compra y se vende”, es decir, hay políticos que “pueden inventar cosas”, e insistió en que revisen sus expedientes y quien merece estar en libertad, “que los saquen”.

En otro tema, sobre las escuelas de Chilapa que se encuentran cerradas por amenazas en redes sociales, Salvador Rangel afirmó que hay gente “que solo usan el petate del muerto para espantar gente”.

Recordó que si una persona va hacer el mal, no avisa, e insistió en que la gente tiene que seguirse sacudiendo el miedo porque Chilapa y otros lugares, “estén ya en la normalidad”.

Reveló que “alguien le contó” un caso “en una ciudad muy cercana de aquí”, donde quien estaba mandando los mensajes amenazantes a los maestros, era un profesor de la misma escuela, es decir, “había fuego amigo”.

Salvador Rangel coincidió con el gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores, en el sentido de que los maestros deben denunciar las extorsiones que les intentan hacer, porque, “la cosa es que no han presentado ninguna denuncia”; lamentó. (Agencia Periodística de Investigación)