Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro., 17 de febrero de 2019. -Comisarios y habitantes de la Sierra, insistieron en que no van a permitir el regreso de las familias desplazadas, tras vincularlos con un grupo delictivo que operaba en esa zona de la región Centro de Guerrero.

Al contrario, informaron, pedirán a la autoridades abrir carpetas de investigación en su contra por supuestamente cometer diversos delitos en el corredor Casa Verde-Corralitos, controlado ahora por presuntos policías comunitarios de Tlacotepec.

Para hacer efectivo ese recurso, solicitaron a la Fiscalía General del Estado (FGE), proporcione ministerios públicos para realizar las denuncias correspondientes por los delitos de robo, extorsión, violación, lesiones, asesinato, y desaparición forzada.

Dichas averiguaciones estarían dirigidas en contra “de los delincuentes que estaban asentados en dicho corredor y donde aseguran los pobladores, muchos de esos delincuentes son parte de los llamados desplazados”, se lee en un comunicado emitido este domingo por el Consejo de Autoridades Comisariales de ese corredor.

Según los comisarios, las acciones anteriores son con el fin de restablecer la seguridad, el transporte público, el cual estuvo suspendido por varios meses tras el conflicto, y la circulación de automóviles que se encargan de trasladar mercancía.

En tema a parte, los comisarios desmintieron que haya más de 500 personas desplazadas, pues de acuerdo a un sondeo, sólo son 270.

Sin embargo, advirtieron, no van a permitir el regreso de estos luego de que fueran señalados de formar parte de una célula criminal que opera principalmente en Chichihualco, cabecera municipal de Leonardo Bravo, y en donde actualmente se refugian los familias afectadas.

“Como resultado de las asambleas, los comisarios del corredor Casa Verde-Corralitos, informamos lo siguiente:
sólo existen desplazados de la comunidad de Filo de Caballos, Campo de Aviación y Los Morros”, y no de Polixtepec, Corralitos, Puentecillas, El Ranchito, La Escalera, Torre Camotla, Tres Cruces y Mirabal, aseguraron.

Este domingo, los desplazados de la Sierra junto con los de Zitlala, refugiados en el municipio de Copalillo, se trasladaron a la Ciudad de México para realizar un plantón a las afueras de Palacio Nacional ante la falta de acciones que garanticen el regreso de los afectados a sus pueblos. (Agencia Periodística de Investigación)