Juan Blanco/API

Chilpancingo, Gro. 15 de Febrero del 2019.- Desplazados de la Sierra de Guerrero, realizarán un plantón en Palacio Nacional ante la falta de acciones de parte de los tres órdenes de gobierno, que garanticen el regreso de los afectados a sus pueblos.

Las familias que huyeron a consecuencia de la violencia, estarían trasladándose a la Ciudad de México este fin de semana y serían acompañados por representantes de las diversas organizaciones sociales de la entidad.

En conferencia de prensa este viernes en Chilpancingo, el presidente del Centro Regional de Derechos Humanos «Jose María Morelos y Pavón», Manuel Olivares Hernandez, dijo que buscarán un acercamiento directo con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior, luego de que ni el gobierno estatal, ni diputados locales, federales, senadores, así como el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas Rodríguez, atendieran sus peticiones.

Al mandatario nacional, los desplazados solicitarán las siguientes demandas: desarme de los supuestos policías comunitarios de Tlacotepec por parte de la Guardia Nacional, quienes hace tres meses irrumpieron en comunidades de la Sierra.

Posteriormente, dijeron, el Gobierno Federal deberá encargarse de la seguridad pública en esa zona ubicada en la región Centro de Guerrero.

La tercera demanda consiste en que las autoridades establezcan un perímetro de seguridad entre los límites de los municipios de Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo.

Otra de las peticiones que expondrán al jefe del Ejecutivo federal es que su administración realice un recuento de pérdidas materiales que sufrieron las familias luego de que sus viviendas fueran saqueadas por los comunitarios, y «que se les restituya todo lo que han perdido».

Abundaron: «que se nos garantice el derecho a la salud, a la educación, a la alimentación, al trabajo para todos. Y que se recostruya el tejido social y se les brinde atención psicológica a los niños, porque ellos son los más afectados».

Son más de 500 personas, entre infantes y adultos mayores, las que todavía se encuentran refigiadas en Chichihualco, sin el apoyo total de las dependencias y de la Comisión de Derechos Humanos del Estado Guerrero (CDHEG), del cual es presidente Ramón Navarrete Magdaleno. (Agencia Periodística de Investigación)