*** Piden la destitución de la directora

José Molina/API

Chilpancingo, Gro. 04 de Diciembre del 2018.- Por segundo día consecutivo, maestros y padres de familia de la escuela primaria «Luis Donaldo Colosio», ubicada en la colonia El Amate, protestaron en la avenida Insurgentes de Chilpancingo para exigir la destitución de la directora del plantel, Mónica Patricia Ríos Fonseca.

El día lunes los padres con el apoyo de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), bloquearon esa avenida, pero al no obtener resultados favorables decidieron realizar otra movilización.

Unos 50 padres de familia y algunos niños salieron de su escuela desde las 11:00 de la mañana y marcharon hacia la avenida Insurgentes, donde estuvieron protestando desde la banqueta.

“Se está solicitando su destitución en vista de que esta persona tiene un historial negro, en otras instituciones educativas donde ha estado la han corrido por malversación de fondos públicos y también por hostigamiento laboral, afectando las condiciones generales de trabajo”, expuso un profesor.

Incluso dijo, ya la Contraloría Interna de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), giró un documento de separación del cargo, sin embargo la directora sigue citando a reuniones a padres de familia, incurriendo ahora en un delito, al desempeñar funciones que ya no le corresponden.

La escuela paró labores desde hace 15 días para ejercer presión a las autoridades, dejando sin clases a más de 300 alumnos de diferentes colonias que acuden a dicha institución, sin embargo, no han recibido respuesta por parte de ninguna autoridad, y los docentes no están dispuestos a reanudar actividades hasta que sea separada del cargo.

Expuso que el caso no se ha destrabado porque hay un grupo de maestros que la apoyan de manera incondicional, a quienes les pasa todo, les permite ausentarse, les permite el ingreso incluso en estado de ebriedad, le encubren los saqueos que ha hecho a la institución, como equipo de cómputo.

Según las mismas autoridades, la directora acusada tiene pendientes auditorias por gastos que no ha comprobado, y están a la espera de fincarles responsabilidades, pero todo avanza con lentitud.

Hasta después de las 12:00 de la tarde, los padres de familia se trasladaron a las oficinas de Contraloría de la SEG, donde serían atendidos por las autoridades educativas. (Agencia Periodística de Investigación)