Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 06 de Diciembre del 2018.- Integrantes de la Coordinadora Universitaria dio a conocer un plan de acción que llevaran al Consejo Universitario para respaldar el Proyecto de Nación del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, entre el que destaca la eliminación del examen de Ceneval para ingresar a la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro).

Esta organización que trabajo de manera interna durante la campaña, dijo que con este plan consistente en 20 puntos, buscan sumarse a los esfuerzos por mejorar la educación en la entidad y a la vez respaldar el proyecto de López Obrador y contribuir a la implementación de nuevas políticas de educación, ciencia y tecnología dentro de la UAGro.

Además de la defensa de la educación pública, laica y gratuita, el apoyo a causas del magisterio y organizaciones sociales, consideraron de suma importancia la eliminación del examen Ceneval como filtro para el ingreso a la universidad, el cual dijeron está claro que no ha funcionado.

“Creemos que es congruente replantear la política de ingreso a la universidad, se trata de eliminar el examen de Ceneval que no ha servido como instrumento para diagnosticar la situación que prevalece en los estudiantes que aspiran a ingresar a la universidad”, expuso el ex rector de la Máxima Casa de Estudios, Ramón Reyes Carreto.

Consideró que la Universidad tiene el talento y la capacidad de elaborar un examen de ingreso que sirva simple y sencillamente como diagnóstico, pues se ha demostrado que la política de ingreso a la universidad no ha servido, salvo en cuatro de las facultades con mayor demanda, Medicina, Enfermería y Ciencias Químicas.

Los universitarios enumeraron 20 puntos entre los que se encuentran también; la eliminación de cuotas, becas para la educación media superior y superior, becas alimentarias a moradores de casas de estudiantes, respeto a la libre organización estudiantil, combate a la corrupción y el tráfico o venta de calificaciones.

Entre otras, también proponen el incremento salarial a trabajadores, transparencia en la asignación de plazas, rescate de la autonomía de los sindicatos, transparencia y rendición de cuentas por parte de la rectoría, eliminar las dobles plazas, la aplicación de un plan de austeridad institucional.

La reducción de la estructura de la administración central, el número de funcionarios y asesores del rector y personal de confianza; la revisión de salarios de los funcionarios por parte del Consejo Universitario, y la asignación a cada programa educativo de un presupuesto anual para asegurar su adecuado funcionamiento. (Agencia Periodística de Investigación)