Por Isaac Hernández

Acapulco .- El dia de ayer durante el paro que realizaron los trabajadores de la CAPAMA en Acapulco fueron blanco de un ataque armado por un grupo de la delincuencia organizada.

Todo esto ocurrió minutos después de que Ramiro Solorio fue prácticamente corrido por los propios paristas acusándolo de “arribista” político pues pretendió utilizar los reflectores de los medios de comunicación ahí presentes para hacerse publicidad.

Esta situación no fue tolerada por los lideres de ese movimiento y de inmediato le pidieron a Ramiro Solorio que se retirara entre abucheos y gritos de protesta.

Los manifestantes reclamaron que la actual administración a cargo de Guillermo Galeana Salas en CAPAMA ahora CAGUA el compadre de Evodio Velázquez Aguirre no les pagaba las quincenas y acusaron una vez mas que la para municipal estaba siendo utilizada como “caja chica” del gobierno de Evodio Velázquez Aguirre. Así mismo acusaron que hacían directamente responsable tanto a Evodio Velázquez como a Guillermo Galeana de lo que les pudieran suceder a los trabajadores de CAPAMA o a sus familiares.

Muchos de los asistentes con evidente temor y nerviosismo declararon a este portal informativo que tenían miedo de que el “compadre” de Evodio el cual fue exhibido por el periodista Misael Habana de los Santos de haber accionado un arma de fuego en un salon de eventos del fraccionamiento Costa Azul, les mandara hacer algún tipo de daño, pues al alcalde de Acapulco lo han señalado en diversas narcomantas acusándolo de presuntos nexos con grupos delictivo que siguen desencadenando la violencia en el puerto.

Comentaron que aunque es demasiado el temor , también es el hambre que pasan ellos y sus familias pues no es posible que los amigos y compadres del actual alcalde si vivan toda una serie de privilegios que van desde aviadores en las nominas, escoltas de la policía municipal para los familias de sus “amigos”, presunto desvió de recursos para que sus funcionarios construyan casas millonarias y amenazas hasta de muerte por medio de llamadas telefónicas y mensajes a quienes se han atrevido a protestar.

Tales son los señalamientos de presunta corrupción contra Evodio Velázquez Aguirre y Guillermo Salas Galeana que han tenido que recurrir a este tipo de acciones para exigir sus derechos laborales a pesar el terror y tensión que viven al protestar de esta manera.

Mientras todo esto ocurría en Acapulco se presentaron dos eventos violentos simultáneos, uno en el Fraccionamiento Magallanes donde fueron heridos tres personas desconocidas que mismos familiares trasladaron en un taxi azul con blanco a una clínica para su atención y el otro justamente cerca de las oficinas de CAPAMA donde se encontraba la manifestación.

Testigos revelan que fueron varios balazos que desataron confusión y que no sabían exactamente de donde provenían las detonaciones, lo cual causo pánico y zozobra entre los presentes.

Estos eventos violentos en el puerto fueron reportados al numero #911 y en ese momento los canales de comunicación callaron, no se supo mas en los grupos de periodistas, ni de inteligencia civil.

Todo esta veda informativa causa extrañeza justamente a un dia de que comience el “Acamoto 2018” el cual ha sido repudiado y rechazado por la población Acapulqueña al ser un evento mal organizado donde se consumen drogas, alcohol y se exhibe una falta de moral y valores que tanto requiere Acapulco en estos momentos, pues las autoridades locales son incapaces de atender un evento de esta magnitud, tan así que el año pasado hubo hasta balazos en plena costera y los policías municipales brillaron por su ausencia.

 

Ayer varios usuarios de facebook trataron de desacreditarnos por un audio que presentamos en el portal informando de esta situación, hoy les presentamos el video como prueba fehaciente de que aquí no publicamos mentiras y servimos como meros informadores de la verdad para la sociedad de Acapulco.