CHILPANCINGO, Gro. (Ezequiel Flores Contreras).- El hijo del magistrado del Tribunal Electoral estatal (TEE), José Inés Betancourt fue encontrado ejecutado ayer por la noche en plena zona urbana de Chilpancingo con un mensaje que lo involucra con la delincuencia.

Familiares de la víctima lo identificaron como Alexis Betancourt de 24 años, egresado de la escuela de Comunicación de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), sus amigos le decían “El Peque” y los docentes del plantel universitario lo definieron como un joven hiperactivo, de escasos recursos porque no dependía de su padre y de carácter amable pero solitario.

Reportes oficiales indican que ayer cerca de las 22:00 horas, se localizó al poniente de esta capital el cuerpo de Alexis Betancourt con un tiro en la cabeza, visibles huellas de tortura y dos cartulinas con el siguiente mensaje:

“Onésimo Marquina Chapa, Javier Marquina Chapa y tu Japo, y tu Chaparro vengan por su puta basura, así les regreso su basura y todos los roba carros. Chilpancingo tiene dueño. La limpia va para todos los pasados de verga que agredan al gobierno. Atte. Comando Pánico y Cártel del Sur”, señala el texto.

Posteriormente, los sicarios difundieron en redes sociales, un video donde aparece el hijo del magistrado electoral.

La víctima se encuentra sentado en el piso junto a dos hombres que le apuntan a la cabeza con fusiles AK47 y el joven universitario se asume como miembro de una banda de roba autos que opera en esta capital, al servicio de un grupo delictivo que encabeza Onésimo El Nencho Marquina y Zenén El Chaparro Nava Sánchez.

En su declaración bajo amenaza, El Peque señala que también forma parte de la policía comunitaria del poblado minero de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri y refiere que este grupo armado ejecutó a los policías estatales Luis Eusebio López Reyes y Samuel Jiménez Sánchez hace dos días sobre la cañada de El Zopilote, entre los poblados de Zumpango y Mezcala.

Actualmente, el cartel del Sur que dirige Isaac El Señor de la I Navarrete Celis, afincado en el pueblo de Chichihualco mantiene una brutal confrontación con el grupo de Los Jefes que lidera Onésimo El Nencho y Zenén El Chaparro Nava por el control de esta capital y la zona de la Sierra, la principal región productora de heroína en la entidad.