Acapulco .- En el ac­tual escenario de violencia, nadie está a salvo, como cualquier ciudadano, estableció este domingo la Arquidiócesis de Acapulco.

El arzobispo Leopoldo González González dio lectura a un comunicado en el que admitió que “sí hay miedo, debido a que como cualquier ciudadano, no están libres (los miembros de la Iglesia) de la violencia.

Pero, además, señaló que, por los testimonios de quienes iban con los dos sacerdotes asesinados en Taxco, sus homicidas no sabían a quiénes atacaban a balazos.

Asimismo, aseguró que hasta ahora ningún sacerdote les ha informado que ha recibido amenazas, y añadió que tampoco solicitarán seguridad.

Sin embargo, el arzobispo Leopoldo González reiteró el llamado a las autoridades para que se resuelva ese caso y se conozca la verdad.