Huitzuco de los Figueroa

El cuerpo de un masculino privado de la vida y que fue encontrado “encobijado” en la conocida comunidad de Atopula ubicada en el municipio de Huitzuco, fue identificado por sus familiares cuando hicieron la respectiva reclamación del cuerpo como el ciudadano Alejandro Abrego, , comentaron a este medio de noticias que su familiar se encontraba desaparecido desde el pasado 19 de Septiembre, en Iguala y que en vida se dedicaba a la labor de taxista.

Fue su comparecencia ante las autoridades ministeriales donde la familia del occiso Alejandro Abrego Hernández, de 51 años de edad, vecino de la colonia Villas del Rey revelo toda esta información, el taxista fue encontrado privado de la vida en la comunidad de Atopula municipio de Huitzuco, envuelto en una cobija y con visibles lesiones de tortura que se presumen fueron ocasionadas por sus captores y homicidas y el cual presentaba un impacto de arma de fuego en la sien.

Los familiares del occiso Alejandro Abrego Hernandez declararon ante las autoridades no tener conocimiento de lo que realmente ocurrió desde el dia de la desaparición del taxista hasta el momento de su hallazgo , igualmente declararon que el pasado 19 de Septiembre Alejandro Abrego Hernández, salió a trabajar la unidad vehicular adaptada como taxi con número económico #0427 de franjas anaranjadas y de la organización SERVITEL, les extraño que el ahora occiso no se comunicara con ninguno de sus familiares y que tampoco respondía a su número celular, asi mismo comentaron que nunca recibieron llamadas de los captores pidiendo o solicitando algun tipo de rescate.

El dia Lunes por medio de reportes en redes sociales y de portales policiacos se enteraron de que un hombre había sido privado de la vida, y que por las características físicas del cuerpo se asemejaba a su familiar desaparecido, por lo que de inmediato se trasladaron al servicio médico forense y asi poder identificar y corroborar que efectivamente se trataba de su familiar.

Habiendo confirmado todos estos hechos, solicitaron la devolucion del cuerpo para poderle dar sepultura.