Sospechosamente la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), así como los radicales seguidores que tiene en Guerrero la secretaria general de ese instituto político de izquierda, Beatriz Mojica Morga, nada han dicho de las dos brutales golpizas propinadas en el presente año a los combativos estudiantes de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga”, ubicada en Tiripetío, Municipio de Morelia, Michoacán, donde gobierna el perredista Silvano Aureoles Conejo.

tumbando caña

El miércoles 21 de junio del año 2017, los alumnos de cuarto grado de ese plantel realizaban actividades de brigadeo en las vías del tren para pedir a las autoridades estatales el pago de la beca correspondiente a los meses de mayo y junio, que es de mil pesos por alumno; haciendo acto de presencia un grupo de policías estatales y federales, y los estudiantes optaron por retirarse de manera pacífica hacia su escuela, hasta donde fueron perseguidos por los fieros elementos de la Policía de Michoacán quienes a sangre y fuego se introdujeron a las instalaciones de la Normal Rural, generándose un enfrentamiento desigual que concluyó con la lesión de un estudiante identificado como Gael Solorio, que recibió un impacto de bala en la cara.

Gael Solorio, normalista de Tiritepio herido el día de ayer durante el ataque represivo a la Normal Rural de la entidad, se encuentra grave de salud.

Posted by Surco Informativo on Thursday, June 22, 2017

En esa condenable acción policiaca un joven estudiante de secundaria, que pasaba por el lugar de los hechos, también resultó herido en el pecho con una bala de goma, siendo trasladado el menor de edad a un hospital privado de la ciudad de Morelia, donde su estado de salud fue reportado “grave, pero estable”.

Los amarillos, “defensores de las injusticias perpetradas por el mal gobierno”, en esa ocasión guardaron silencio cómplice y no pasó nada, aun cuando los estudiantes normalistas recogieron 20 casquillos percutidos…La semana pasada, el sábado 14 de octubre para ser más preciso, otra vez los alumnos de la Escuela Normal Rural “Vasco de Quiroga” fueron reprimidos bestialmente.

Ese día alrededor de 300 estudiantes arribaron en ocho autobuses a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para pedir liberaran a seis de sus compañeros que en la víspera fueron detenidos, lo que derivó en un enfrentamiento con granaderos y una persecución feroz y la detención de 65 jóvenes, con saldo rojo de varios alumnos severamente lesionado.

Posted by Arturo Gámiz on Saturday, October 14, 2017

El viernes 13 de octubre los normalistas realizaron una marcha para conmemorar la represión de que fueron objeto el 15 de octubre del año 2012, cuando fueron desalojados violentamente por fuerzas de seguridad federal y del estado…Desde el mediodía del viernes, los estudiantes de Tiripetío, acompañados de alumnos de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, bloqueaban de forma intermitente la vía para pedir recursos para su movilización, por lo que los policías estatales acudieron a retirar el bloqueo.


Ahí fueron detenidos seis normalistas.

El sábado 14 de octubre, cerca de las 15 horas, llegaron los normalistas de Tiripetío en autobuses de líneas comerciales al estacionamiento de la Procuraduría, ingresaron a las instalaciones de barandilla donde se manifestaron y exigieron la liberación de sus compañeros capturados por elementos de seguridad pública.

Por esa situación unos 200 policías de diferentes corporaciones montaron un operativo e iniciaron la persecución de los manifestantes, varios jóvenes fueron rodeados, amagados y golpeados salvajemente con toletes en el mismo estacionamiento; incluso usaron gases lacrimógenos contra ello

Otros más intentaron escapar por las bardas del estacionamiento y calles de Morelia, pero los uniformados utilizaron patrullas y camionetas oficiales para capturarlos.

Al menos 65 estudiantes fueron aprehendidos y encarcelados, la mayoría era de Ayotzinapa…En esa acción violenta, tampoco ningún perredista de Guerrero y Michoacán dijo nada, ni pidió juicio político, mucho menos exigió la renuncia del gobernador Silvano Aureoles Conejo, demócrata represor de normalistas rurales.