Obviamente tu vagina es una parte MUY importante de tu cuerpo, y deberías asegurarte de que esté bien y completamente saludable. Pero mientras te estresas sobre cómo mantenerla limpia y fresca, la verdad es que la vagina no requiere muchos cuidados, y un exceso de limpieza podría alterar el Ph natural, así como ciertos objetos.

Aceites: Si te preocupa tu olor vaginal, seguro habrás leído por ahí que es recomendable meterse un tampón empañado de aceite de oliva. Pero los aceites pueden interrumpir el delicado ecosistema de tu vagina, y honestamente, la mayoría de los olores vaginales son normales. Aunque no lo parezca, tu vagina tiene la maravillosa habilidad de cuidarse de sí misma. Si te preocupa, sáltate el remedio casero y acude con un ginecólogo.

Desodorante en spray: Es en serio, tu vagina no necesita oler como una vela aromática, y esos sprays femeninos pueden hacer más daño, que bien. Las fragancias y los aromas asociados con estos productos pueden causar irritación y peores cosas a la vagina.

Jabones: Puedes lavarte con un jabón neutro y agua limpia para mantener un Ph vaginal, pero lo más recomendable es utilizar un jabón vaginal específicamente hecho para la salud de tu zona íntima. ¡Ojo! NO debes METER el jabón. Si eres propensa a infecciones o irritación, es mucho mejor que te bañes en una regadera, que en una tina.

Duchas vaginales: Tu vagina es el hogar de buenas bacterias que ayudan a alejar a las malas. Lo que hacen las duchas vaginales es deshacerse de las buenas bacterias e interrumpir el balance natural de la vagina, lo cual podría resultar en irritación e infecciones.

Cremas depilatorias: Lo entiendo, pasar el rastrillo por ahí abajo es de lo peor, y las cremas depilatorias usualmente son una buena opción… pero no necesariamente para zonas tan sensibles como la vagina. En mi opinión, entre más lejos tengas ese tipo de cremas agresivas de tu vagina, mejor. Como es una zona TAN sensible, la expones a químicos que NO deberían acercarse a ella JAMÁS.

Comida: Un poco de auto exploración es completamente normal, pero… ¿cómo te digo que no puedes meterte un pepino o un plátano ahí abajo? Digo, hay personas que lo hacen y no pasa realmente nada, pero sólo estás arriesgándote a algo MUY grave. Cuando introduces comida a la vagina, especialmente dulce, podrías atraer hongos e infecciones, sin mencionar que algo podría quedarse atrapado ahí abajo.