CHILPANCINGO, Gro., 14 de febrero de 2018.- La reunión de los jerarcas de la Iglesia católica con el gobernador Héctor Astudillo Flores, para abordar el caso de los dos sacerdotes asesinados, fue cancelada de última hora, afirmaron fuentes del Obispado en esta capital.

Sin embargo, el gobierno del estado aseguró  que el encuentro no estaba previsto en la agenda del gobernador y que se llevaría a cabo esta misma semana, sin precisar día, hora ni lugar.

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza había informado que fue convocado con el arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, a una reunión con el gobernador Astudillo Flores, tras la confrontación pública entre la Iglesia y la Fiscalía del estado por el crimen de los sacerdotes Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes, perpetrado en la zona Norte del estado.

Según el Obispado, la reunión estaba programada para este miércoles a la 1 de la tarde en Casa Guerrero en esta ciudad capital, pero fue cancelada porque el gobernador “de última hora avisó que tenía que salir”, dijo una fuente de la diócesis Chilpancingo-Chilapa.

La misma fuente indicó que el obispo Rangel Mendoza acatará la petición de la Secretaría de Gobernación (Segob) de guardar silencio y no hacer más declaraciones respecto al crimen de los dos sacerdotes.

No obstante, reiteró su inconformidad de que la Fiscalía de Guerrero quiera sostener que los curas asesinados tengan relación con el crimen organizado y que horas antes del ataque en la carretera Iguala-Taxco hayan convivido con delincuentes.

Minutos antes de la presunta cancelación, la diócesis emitió un comunicado donde pidió a las autoridades que clarifiquen el asesinato de los padres y la hermana de una de las cuatro monjas que laboraban en el Colegio Morelos de Chilapa, y que por esa razón abandonaron esa ciudad.