El diseño mexicano está en un momento de consolidación y una de las claves de su éxito es que los creativos están volteando hacia el origen, a las formas de la cultura popular, la tradición y los materiales regionales, advirtió la curadora independiente Ana Elena Mallet.

“El diseño en México está entrando en un periodo de madurez. Los diseñadores en lugar de estar mirando hacia afuera, están mirando hacia adentro con el tipo de materiales, la mano de obra y tratar de reinterpretar su contexto y su actualidad, traer la tradición al presente, hay un universo creativo muy ligado a la tradición, que empezó hace casi una década y que ahora ya es muy evidente”, describió la curadora, que ha trabajado exposiciones en recintos como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA, en inglés), entre muchos otros.
La experta en arte estuvo en Guadalajara para participar en varias actividades de la primera edición de Campamento, festival dedicado al diseño, arquitectura, interiorismo y objetos.

“Campamento es una plataforma muy interesante y que suceda en Guadalajara es mucho más importante y sintomático, la ciudad se ha convertido en un centro de diseño, lo ha sido desde el Virreinato y a principios del siglo pasado y creo que hay que retomar la esencia de Jalisco, la importancia artesanal de todos estos ejercicios de diseño que ha habido”, reiteró.

En ese contexto presentó su libro Silla mexicana, en el que hace un recorrido histórico y estético a través de este objeto utilitario y decorativo, que incluye a docena de diseñadores nacidos o radicados en Jalisco como Kenia Rodríguez, Paula Silva Ruvalcaba, Mauricio y Sebastián Lara, Ignacio Ruiz, Eduardo García, Lorena Zertuche y Caterina Moretti.

En el libro, coeditado con Arquine y la Secretaría de Cultura federal, la curadora e investigadora incluye 168 sillas, desde 1900 a 2017. El concepto de la publicación surgió luego de una exposición que realizó para el 30 aniversario del Museo Franz Mayer, en la que reunió 125 sillas y asientos mexicanos, para contar la historia del país.

La semana pasada Mallet inauguró en el Museo de Albuquerque la exposición The US-México Border: Place, Imagination, and Possibility, que originalmente abrió en septiembre pasado en el Museo de Artesanía y Arte Popular de Los Ángeles. La curadora, asesoró también la muestra Found in Translation: Design in California and Mexico, 1915-1985, que estará montada hasta abril en el LACMA.