Cosas que decidí hoy:

  • 1. Ya voy a dejar de llorar
  • 2. Como siempre, quiero sucumbir al modelo del amor romántico
  • 3. Ya no voy a hacer que mis papás lloren por mi culpa.

Ahora sí creo que ya tengo fuerza para contar lo que me pasó sin que me de pena o sienta culpa y voy a aprovechar estos 5 minutos que me da la vida sin que sienta que la vida es horrible. (Que lo es).

El viernes en la noche, a la salida del metro, me trataron de secuestrar. Un hombre que gritaba “taxi seguro” cerca de mí, me agarró de los brazos fuerte, me miró a los ojos y me dijo No vayas a gritar, te vas a ir conmigo.

Tuve un microsegundo de shock y solo pensé GRITA UN CHINGO GRITA Y JALATE GRITA. Y grité y me jalonee pero no había nadie más.

Me logré zafar tantito y empujarlo con mi brazo. Entonces sentí un fuerte golpe en la cabeza y quedé inconsciente en el suelo.

Fue el madrazo de mi vida, nunca había sentido tanto dolor. Cuando volví a reaccionar estaba en el suelo llorando y me arrastré como pude a las escaleras.

De ahí ya no recuerdo nada concreto, solo lloraba y gritaba y no dejaba que nadie me tocara. Recuerdo que llegaron 3 hombres a ayudarme pero en serio yo creía que ellos estaban con él y que era un truco para subirme a un carro.

Ja, ahorita que lo estoy recordando y contando me pongo a llorar. Me lastima mucho pensar en todos los hubieras de esa situación. Esa noche de viernes fue muy triste y obscura. Llegué a mi casa gritando llorando y me senté en el suelo a llorar y a esconderme.

Desde entonces me siento horrible, física y emocionalmente. Obviamente no puedo dormir porque sueño con el hombre que quería meterme a un carro para violarme, venderme, torturarme, matarme.

Todo lo que era importante horas antes, ya no lo era. Todo lo que yo era antes de ese momento, ya no existía. Me he imaginado el titular “Desaparece joven de 20 años en el metro en el estado de México”

Ni siquiera me hubieran puesto nombre, porque al día siguiente le pasaría a otra mujer lo mismo. En las marchas grito NI UNA MAS, NOS ESTÁN MATANDO. Y es en serio, nos están matando, nos están secuestrando, desapareciendo, vendiendo, violando.

Estoy viva y ese día llegué a mi casa a llorar pero la verdad tan solo el intento de secuestrarme fue suficiente para quitarme un cachito de vida. Tengo mucho miedo de hoy, de mañana y de siempre. Porque siempre voy a ser mujer.

Y siento muchas cosas y ya estoy llorando otra vez, pero lo que me queda muy claro es que no es mi culpa por andar sola en la calle y tan noche y por vivir en Ecatepec. Todo eso, siendo mujer.

Y preferí arriesgarme a que el bato trajera una pistola y me matara ahí en el metro a que nunca encontraran mi cuerpo. Y qué miedo. Neta yo no sé porque esa noche la vida decidió que ese viernes no sería lo último para mí.

Yo creo que ustedes que me leen, me hubieran buscado o aunque sea hubieran sentido feo. Pero lo demás que no es internet? Y los que nos dicen Feminazis? Y los que se burlan de los que vivimos en el estado de México? Y los que hacen chistes con los feminicidios?

Y los que creen que nos hacen un favor por no violarnos en sus taxis cuando nos quedamos dormidas? Y los que venden nudes de mujeres? Y los que les pegan a sus novias? Y los que van a limpiar las letras de CU después de una marcha exigiendo justicia por Lesvy?

Internet es un lugar muy cómodo y de confort. Aquí todxs nos echamos porras y nos queremos, pero allá fuera nos golpean, nos violan, nos matan, nos secuestran, nos desaparecen.

Tengo mucho miedo y no quiero volver a salir a la calle pero les juro que voy a gritar, a pintar, a golpear, a pelear por cada desaparecida. Por cada mujer que ese viernes en la noche subieron a un taxi y nunca volvieron a ver.