Por Jorge Romero Rendón

Tal como se ha planteado en este espacio, los representantes del PAN, PRD y MORENA ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Guerrero, insistieron en la necesidad de que el Instituto Nacional Electoral (INE) continúe y complete el procedimiento legal que llegue a la destitución de la consejera presidenta, Marisela Reyes Reyes y de otros consejeros a los que se ha comprobado que cometieron ilícitos, y aplicarles sanciones como la inhabilitación para ejercer cargos públicos, el pago de multas y lo que la ley dispone en casos de corrupción.

La señora Reyes quiso detener el procedimiento en su contra por los abusos cometidos al amparo de su cargo presentando su renuncia y solicitando al INE que se desista de continuar con el procedimiento de su destitución, para evitar que se le haga responsable de las acciones “ilícitas e ilegales que le fueron comprobadas, por lo que los representantes de partidos políticos demandaron públicamente que el proceso continúe, pues la renuncia anunciada por la indiciada –que aún no surte efecto- no la releva de su responsabilidad.

Hay que recordar que la Reyes y otros consejeros incurrieron en actos de corrupción y violaron leyes y reglamentos al aprobarse unos a otros el nombramiento de familiares en puestos directivos –que está prohibido-, por tráfico de influencias y generar una escandalosa cadena de nepotismo; así como los abusos reiteradamente denunciados en el manejo de recursos públicos, al autoasignarse los consejeros electorales de Guerrero altísimos sueldos –el de la presidenta superior en 43 mil pesos mensuales al del gobernador-, bonos, compensaciones y gastos indebidos, así como otras irregularidades denunciadas desde hace seis meses por el representante del MORENA, Sergio Montes Carrillo, ante el INE.

jLa por la ex consejera presidenta del IEPC, Marisela Reyes Reyes, durante la conferencia, donde anunció su renuncia al instituto electoral. Foto: Jessica Torres Barrera

Sin embargo, el escandaloso caso de corrupción encabezado por la señora Reyes y consejeros como la también renunciante, Alma Delia Eugenio Alcaraz, está tratando de ser silenciado por las autoridades del INE, lo que ha sido denunciado por los representantes de partidos, ya que si se desisten de continuar el procedimiento, las irregularidades cometidas quedarían impunes, y eso es algo que no debe permitirse debido a que si una institución requiere de transparencia y plena confiabilidad ante la ciudadanía, es el Instituto Electoral, por lo que no debe quedar ninguna duda sobre el cabal cumplimiento de la ley en este caso, que debe dejar un precedente de Cero Tolerancia a la corrupción de quienes organizan y califican las elecciones en el estado.

De manera que el caso de los abusos cometidos por Reyes y sus cómplices debe llegar a sus últimas consecuencias, y como dispone la ley, ella y los demás responsables deben ser destituidos –la renuncia es mera pantalla– y sancionados con inhabilitaciones para ocupar cargos públicos al menos durante 10 años.

Si no se resuelve de esa manera, el INE y el propio IEPC quedarán en evidencia y bajo sospecha de que sus miembros son cómplices de la corrupción que se prestan a toda clase de cochupos, incluída la posibilidad de vender alguna elección al mejor postor para defraudar la voluntad ciudadana.

Es mucho lo que se juegan los órganos electorales, porque lo que hicieron los casi exconsejeros no fue ninguna gracia…

Correo electrónico: rendon59@gmail.com