En el argot militar existe una palabra que, per sé, explica cuando algo ya planeado sale mal. El que un soldado se equivoca en la instrucción de orden cerrado, que un sargento da mal una orden y la corrija, que un cadete u oficial de escuela superior reprueba una materia o, que un jinete no pueda dar buena rienda a un caballo, todo ello, en la vida militar de México se explica en una sola palabra “rebotaste”.

El origen; un batallón marchaba por compañías (grupos de cien), mientras la 1era y 2da (compañía) llevan el paso al mismo tiempo, el pie izquierdo de los doscientos pisa el suelo, sin embargo la 3ª compañía va pisando con el pie derecho. En consecuencia, mientras las primeras dos compañías se muestran como un solo cuerpo aquella que lleva el paso al revés da la sensación de que “rebota”.

Y escribí lo anterior solo para dibujar el cómo es que leo la cadena de yerros y equivocaciones en las que hace algunos días incurrieron los altos mandos de la Marina Armada de México cuando, en un afán protagónico, se apropiaron de los que para ellos sería “el rescate del siglo”.

Horas después del terremoto del 19 de septiembre (017), en los principales medios de comunicación (televisa, tv Azteca y Milenio) trascendió que en las labores de rescate de lo que fueron las aulas del Colegio Particular Enrique Rebsamen el mando (sic) estaría en la persona del Oficial Mayor de la Secretaría de Marina, de inmediato los reporteros profesionales le dieron peso a esa información calificaron de DATO DURO a todo lo que el Almirante Luis Vergara Ibarra informaba “el nivel de autoridad del Almirante y el estatus de la crisis colocaba al Marino en la parte más alta de la línea de mando

Así entonces una avezada reportera conectó toda la información que el Almirante personalmente le compartía y esa daba la vuelta al mundo. Así inició la leyenda de Frida Sofía, una menor que estaba (según el Oficial Mayor de la SEMAR) atrapada aún con vida entre los escombros. Danielle Dithurbide, reportera arriba mencionada, en histórica cobertura de casi 24 horas, fue el medio que tuvo puntualmente informada de cada uno de los pasos del “rescate” de la pobre Frida Sofía.

30 horas después de haber iniciado el fenómeno “Frida Sofía” en la Secretaría de Marina se escuchaba que nunca existió Frida Sofía y que ahora lo que se buscaba era como deslizar ese asunto hacía ciertos medios de comunicación y que aquel Alto Mando (Oficial Mayor) no quedara expuesto. El paso se dio.

El Almirante Luis Vergara Ibarra declaró que “nunca hubo una Frida Sofía atrapada con vida bajo las losas del Colegio Enrique Rebsamen”. Entonces…

La indignación y enojo de los conductores de televisa (Denise Maerker y Carlos Loret) tuvo dimensiones históricas pues ellos sabían que la Opinión Pública consumidora de los productos de televisa, haría responsable de tal farsa a esa televisora. El que, Danielle Dithurbide siempre dejara por sabido que, “toda información que tenía que ver con el rescate de Frida Sofía le era dada personalmente por el Almirante Vergara” fue lo que quito la responsabilidad histórica a la Televisora. El fiasco quedó en aquel Alto Mando Naval.

A tiro de piedra veremos que tal historia será metida en los silenciosos cajones del mueble de los acuerdos en lo oscurito, aunque en el juego de leer escenarios nos encontramos con que, tanto el Almirante Luis Vergara Ibarra y el Almirante Ángel Enrique Sarmiento Beltrán (Oficial Mayor y Subsecretario respectivamente) quedan fuera en la carrera por suceder al actual Alm.Srio.

Leyendo el futuro nos encontramos con una Secretaría de Marina Armada de México menos ansiosa de protagonismo, donde se respetará más el quehacer de una Infantería de Marina que, en diez años ha logrado situarse como el Cuerpo de Élite más operativo de América Latina.

Ultimo patrullaje- en los 7 mares la mística tradición dicta que -cuando el barco se hunde el capitán de ese se va a pique con él- En el hundimiento del “Frida Sofía” Ángel Enrique Sarmiento se subió a un buque sin necesidad.

Balazo al aire- vaya manera de embarcarse

Greguería – Guardiamarinas, antes del zafarrancho y, subtenientes previo a cualquier acción en la sierra, valoran la información con la que cuentan, administran la violencia y leen lo que dicen los astros. ¿Por qué un Almirante no tuvo la atención de valorar la información que le daban llenos de emoción los rescatistas?

  • Oxímoron.- olas llanas
  • Haiku.- adiós verano enfermo
  • Lloviste, temblaste
  • Y te fuiste.