COMUNICADO DE PRENSA

Chilpancingo, Gro. 5 de febrero del 2018. El gobernador Héctor Astudillo Flores expresó su más enérgica condena por el ataque cometido en contra de varias personas que se trasladaban en una camioneta desde la comunidad de Juliantla, Taxco, y en el que fueron privados de la vida dos sacerdotes y cuatro personas resultaron heridas.

El mandatario estatal urgió y pidió a la Fiscalía General del Estado que investigue y proceda contra los presuntos responsables. Por estos hechos, el Vice Fiscal José Bonilla y los subsecretarios de Asuntos Jurídicos y de Finanzas, Jorge Zuriel de los Santos y Tulio Pérez Calvo se trasladaron para acelerar las investigaciones del caso y atender a los heridos, respectivamente.

El portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, informó que a las 3:57 horas de hoy se recibió el reporte de que en la carretera federal Taxco-Tehuilotepec, municipio de Taxco, a la altura conocida como la curva de la Iguana, se encontraba una camioneta marca Toyota blanca con impactos de arma de fuego.

Minutos después, llegó la Policía del Estado y localizó una camioneta con dos hombres privados de la vida por impactos de arma de fuego y un herido. Personal de la Cruz Roja trasladó a los heridos al Hospital General de Taxco. Paralelamente, se recibió el reporte de que arribaron al hospital dos mujeres y un varón lesionados en ese mismo evento.

Por estos hechos, la Fiscalía General del Estado integró una carpeta de investigación por el delito de homicidio y recabó los testimonios de las víctimas, quienes señalaron que antes de la agresión habían acudido a la comunidad de Juliantla.

Al momento de retornar a sus lugares de origen, en la carretera federal Taxco-Iguala, a la altura de una gasera, repentinamente un vehículo, les cerró el paso y de forma inmediata les comenzaron a disparar, dándose a la fuga con rumbo desconocido.

Por esta agresión, resultaron privados de la vida dos sacerdotes y cuatro personas resultaron heridas, una de gravedad y tres están fuera de peligro.

Inmediatamente, la Policia del Estado efectuó recorridos por la zona de los hechos en busca de los agresores, localizando a una distancia de un kilómetro y medio una camioneta color negra en cuyo interior se encontró una cartuchera color verde militar y un portal fusil, las cuales fueron puestos a disposición de la autoridad correspondiente.