Acapulco .-En el último fin de semana, antes del inicio de la temporada del “spring break”, autoridades y prestadores de servicios de Cancún, Quintana Roo, alistan las condiciones para atender la visita de por lo menos 30 mil estudiantes de Estados Unidos y Canadá, informó la directora municipal de Turismo, Jane García.

La funcionaria precisó que en este momento se trabaja en la implementación de un programa integral, así como medidas para garantizar la seguridad y la tranquilidad en “spring break” (vacaciones de primavera).

Agregó que, ante la inminencia del inicio de la temporada conocida como “spring break”, que este año comprende entre la última semana de febrero y la última de marzo, se realizan preparativos para recibir entre 30 y 35 mil jóvenes, lo que representa un incremento de alrededor del 10% respecto a 2017.

Detalló que el gasto promedio de cada spring breaker durante su estancia en Cancún es de aproximadamente 2 mil 900 dólares, lo que representa una derrama económica importante, especialmente para hoteles y prestadores de servicios turísticos.

Acerca de Guerrero se añade que se ubica en el nivel 4:

“no viaje debido al crimen. Los grupos armados operan independientemente del gobierno en muchas áreas de Guerrero. Los miembros de estos grupos frecuentemente mantienen bloqueos de carreteras y pueden usar la violencia hacia los viajeros. A los empleados del gobierno de EU Se les prohíbe viajar a todo el estado de Guerrero, incluido Acapulco. Visite nuestro sitio web para viajar a áreas de alto riesgo”, se advierte.

Se destaca que algunas áreas del país tienen un mayor riesgo. “Los delitos violentos, como los homicidios, los secuestros, el robo de automóviles y los robos, están muy extendidos”, señala.

La restricción a ciudades como Los Cabos y Cancún, fueron eliminadas en esta actualización que sustituyó a la emitida en pero incluyó la prohibición de viajes al puerto de Acapulco debido al “crimen”.

Para el tránsito en el resto del país, el gobierno de Donald Trump recomienda a sus conciudadanos usar carreteras de peaje cuando sea posible y evitar conducir de noche; tener “más precaución” al visitar bares, discotecas y casinos locales; no mostrare señales de riqueza llevando relojes caros o joyas; tener precaución adicional cuando visite bancos o cajeros automáticos, entre otras.