San Marcos .-Pobladores de San Juan del Reparo y de Chacalapa, municipio de Juan R Escudero (Tierra Colorada) y de Las Mesas, municipio de San Marcos, retuvieron y amenazaron con linchar a cuatro jóvenes que hace dos semanas violaron y asesinaron a una anciana de 60 años en su casa en la primera de las tres localidades.

Aún cuando el caso amenaza con generar un conflicto violento entre pueblos de la zona, el vocero del Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia dijo que el gobierno no conoce el asunto. Sin embargo habitantes de Las Mesas aseguraron que la Policía Ministerial ha intervenido para evitar el linchamiento.

El domingo pasado vecinos se reunieron en San Juan del Reparo, donde se encuentran los cuatro jóvenes retenidos y exigían a los policías de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) que los entregaran para lincharlos, pero llegaron agentes de la Policía Ministerial a impedir el linchamiento.

Dos de los cuatro jóvenes detenidos son de Las Mesas y dos más de Chacalapa. Aunque la mayoría de los habitantes están de acuerdo en hacer justicia por su propia mano, los pobladores no han procedido por temor a que se genere un conflicto entre los pueblos, dijo un líder de Las Mesas.

Contó que el caso consternó e indignó a vecinos de los tres pueblos porque los cuatro jóvenes aprovecharon que había lluvia y se metieron en la noche a la casa donde vivía una mujer de 60 años junto a su madre, a la mujer la violaron masivamente frente a su madre quien nada pudo hacer. Después mataron a la mujer ensartándole una varilla.

“Son jóvenes drogadictos que no tienen miramiento alguno”, dijo un vecino de Las Mesas en donde al día siguiente de la violación fueron detenidos dos de ellos y estuvieron encerrados en la comisaría hasta el domingo pasado. Otros dos fueron detenidos por la UPOEG en Chacalapa y éstos fueron llevados a la comisaría municipal de San Juan del Reparo.

Cuando ya tenían juntos a los cuatro violadores en San Juan del Reparo, en asamblea la mayoría de los pobladores, incluidos los padres de dos de los detenidos, aprobaron lincharlos “como escarmiento para el resto de los jóvenes que van por mal camino”, dijo la fuente.

Los habitantes indignados impidieron que los policías ministeriales se los trajeran a Chilpancingo y los implicados siguen en la comisaría municipal.