Desaparece joven en San Luis Acatlán * Su madre pide ayuda para encontrarlo
Redacción / San Luis Acatlán, Gro.
8 de febrero de 2018

Jesús Medina Tapia, de San Luis Acatlán, fue de cacería desde el lunes 5 de febrero, y es la fecha que no aparece.
La señora Marcela Tapia Rodríguez, su madre, pide ayuda para localizarlo.

Las primeras noticias de esta desaparición fueron publicadas en Facebook.

Algunos testigos dijeron que la madre se presentó ante la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC) para informar sobre su desaparición, ya que teme que lo hayan privado de la vida.

Esta señora dijo que desde hace tiempo su hijo compartía su vida con una jovencita, sin embargo, debido al maltrato que él le daba, la relación terminó.

Según este relato, después, Jesús Medina se juntó con otra joven sanluisteca; sin embargo, debido a su conducta violenta -hecho ya muy ya conocido-, los padres de la joven acudieron a su casa para amenazarlo con desaparecerlo si se atrevía a golpear a su hija durante el tiempo que vivieran juntos.

El pasado 20 de enero estos jóvenes se separaron porque él regresaría con su expareja.

Pero el lunes pasado, cuando Jesús Medina salió de cacería al monte, ya no regresó a su domicilio, creándose un ambiente de alarma en su casa, ya que temen los exsuegros cumplieran su amenaza.

Ante esta situación, la señora Marcela Tapia pidió el apoyo de la CRAC-PC para que policías comunitarios la acompañaran a la casa de la señora Casimira de los Santos Antonio –madre de la segunda pareja de Jesús Medina- para hacer una revisión y constatar que sus exsuegros no tuviesen secuestrado al joven.

En esa búsqueda no encontraron a Jesús Medina, pero la señora Casimira de los Santos Antonio se presentó el miércoles a la casa de justicia de la CRAC-PC de EL Tamarindo para pedir que estas autoridades deslindaran responsabilidades en el caso, ya que dice no tener nada que ver con este suceso, y exige que se les informe (y a su esposo) cuando aparezca aquél.

Jesús Medina sigue desaparecido; su hermana asegura haber recibido llamadas telefónicas anónimas a través de las cuales le dicen que su hermano ya está muerto y que se encuentra tirado en tal o cual lugar.

Al atender estas versiones y presentarse en alguno de esos lugares, no ha encontrado nada, y andan de un lado para otro, sin darles información fidedigna sobre el paradero de Jesús Medina.