Iguala, Guerrero .-Gran escándalo ocasionó un grupo de gendarmes en completo estado de ebriedad en pleno zócalo de Iguala, esta madrugada, donde hicieron disparos, lesionaron a una persona y le dieron un rozón con una bala a una jovencita.

Los hechos acontecieron pasado la una de la mañana cuando un grupo de amigos se encontraban en el zócalo de Iguala platicando.
En ese momento se percataron que un gendarme con arma en mano y vestido de civil pretendía llevarse a una jovencita menor de edad por la fuerza.

De inmediato las personas que se encontraban en el lugar al percatarse se le fueron encima al policía y lograron desarmarlo, pero este antes realizó unos disparos.

Tras desarmarlos y entregar el arma a un taxista le llamaron a la Policía municipal por lo que las patrullas 05 y 08 acudieron al auxilio.
Al llegar la Policía al zócalo, todavía presenciaron que los gendarmes golpeaban salvajemente a una persona.

En el forcejeo, los policías municipales desarmados fueron amenazados de que les dispararían los gendarmes que al final ellos estaban desarmados, aún así lograron someter a un policía federal, mientras sus acompañantes huyeron rumbo al hotel Capital.

La patrulla 05 y 08 apoyados por la Policía Estatal que llegó también al lugar siguieron a los gendarmes que andaban de civil pero armados hasta el hotel.

Ahí ya salieron con armas largas y cortando cartucho, además amenazando a los policías municipales con dispararse que al final ellos andaban desarmados.

Uno de ellos que dijo tener el mando todavía quiso ordenar a los municipales que dejaran libre a su compañero, lo cual no ocurrió.

Los municipales solicitaron la ambulancia que atendió a quien dijo llamarse Mario Eduardo Mejía de 22 años de edad a quien los gendarmes le tiraron los dientes a golpes porque junto con otras personas defendió a la menor que el gendarme se quería llevar.
Mientras tanto el policía gendarme responde al nombre de Daniel Treviño Maldonado de 27 años de edad.
En tanto la jovencita resultó con un rozón en la pantorrilla derecha pero no quiso recibir atención médica