Acapulco .-La delincuencia organizada sigue desatada contra los trabajadores del volante en Acapulco y ahora fue el turno del joven Jorge Alejandro “N” de tan solo 21 años de edad a quien le tocó sufrir la privación ilegal de la libertad contra su persona y solo él y sus captores saben que tanto pudo haber sufrido entre su secuestro y el hallazgo de su cadáver en la colonia Francisco Villa en Acapulco de Juarez “la capital mundial de los homicidios”, el cual se encontraba a bordo de una unidad tipo sedán en color blanco impreso con el número económico #1264.

El joven que presentaban evidentes huellas de tortura e impactos de bala fue identificado por sus familiares quien respondía en vida al nombre de Jorge Alejandro “N”, de 21 años de edad, quien estaba maniatado hacia atras y su cuerpo se encontraba en el resguardo de los asientos posteriores del vehiculo, portaba como indumentaria una camisa blanca, pantalón de color azul y tenis negros.

El cuerpo de Jorge Alejandro “N”, de 21 años de edad fue encontrado aproximadamente a las 23:30 PM del dia Lunes dentro del taxi, el cual de forma sospechosa sobre la calle División del Norte de este mortal puerto.

Fuentes policiacas indican que fue mediante una llamada anónima al número de emergencias #911 en la que reportaban que en el lugar antes mencionado, fuertes detonaciones de arma de fuego causaron pánico entre la población.

De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos efectivos de la Policía Estatal, mismos que confirmaron los datos del reporte y observaron el taxi colectivo Volkswagen, tipo Sedan de color blanco de la ruta Alimentadora, impreso con el número #1264 y sin placas de circulación, cuyo interior se encontraba el joven Jorge Alejandro “N”, de 21 años ya sin signos vitales.

Poco después del hallazgo se acordono la zona para facilitar las labores periciales.

Peritos de la Fiscalía General del Estado por sus siglas (FGE), el agente del Ministerio Público y personal del Servicio Médico Forense (Semefo), se apersonaron al lugar de los hechos para realizar las diligencias de ley y al terminar proceder con el levantamiento cadaverico.