Fuente : Whats App

Acapulco, Gro ,.-Amedrentados y en pánico total viven los ciudadanos de las colonias Jardín Mangos, Jardín Palmas y Jardín Azteca desde hace un par de semanas, debido a que bandas delincuenciales han puesto TOQUE DE QUEDA; nadie puede llegar o salir después de las 10 de la noche y si lo hacen es bajo su propio riesgo, porque después de esa hora sólo ellos son los amos y señores de las calles. Los únicos que pueden andar libre son los engendros del demonio que siembran el terror en la población. La ciudadanía no tiene derecho a tener una emergencia, no puedes enfermarte, no puedes regresar de noche, no tienes derecho a vivir en paz.

Al parecer grupos antagónicos se disputan la plaza. Todos los días amedrentan a la población, quemando vehículos, asesinando, disparando, extorsionando y secuestrando a la gente trabajadora. Los límites violencia llegaron a niveles insospechados y no se ve como y cuando alguien le haga frente a este fenómeno que que tanto daña la vida en esta ciudad.

Por tal motivo la población de dicha zona poblacional a tenido que cambiar sus actividades diarias, de manera que todas sus actividades las realizan en el día, en pocas palabras viven una psicosis colectiva. Una situación que estresa a una población cansada de tanta violencia que viven a diario.

Es momento de que el Gobierno Federal desarrolle verdaderas estrategias efectivas que den verdaderos resultados en el combate a la delincuencia, porque lo que se ha hecho a hasta este momento de poco ha servido. Una acción inmediata es que el ejercito patrulle todas las avenidas día y noche e implemente operativos sorpresas.

La sociedad está punto del colapso. Esta a punto de que el pueblo haga justicia por su propia mano. Está a punto de vivir otra revolución.

No es justo que ciudadanos vivan sometidos por criminales, que en todo momento abusen de la población. La sociedad se pregunta si pagamos impuesto por todo y encima tener que pagar a la delincuencia, en pocas palabras por todos lados nos friegan, de todos lados nos quitan nuestro dinero, se oye feo pero es la triste realidad. Un pueblo de Acapulco que esta indignado y enfurecido por tanta atrocidad.

Si no hacen nada el pueblo comenzara hacer justicia por su propia mano. Conste que aquí lo estamos advirtiendo. El pueblo tiene un límite y esta a 3 minutos de perder la paciencia.