Acapulco .-La doctora Miriam Pérez acusa a Raquel Estrada Villaseñor de mandarle a un ex agente de la Policía Ministerial a vigilarla y denostar su trabajo en redes sociales.

La doctora del hospital Donato G. Alarcón, Miriam Pérez Narcia, denunció acoso y hos­tigamiento laboral por parte de la delegada sindical, Raquel Estrada Villaseñor, a quien responsabilizó de lo que le ocurra, porque ha recibido amenazas, después dejar de apoyar el trabajo que realiza y apoyar a compañeros a los que cambiaron de adscripción.

Pérez Narcia pidió al gobernador, Héctor Astudillo Flores, y a la presidenta del Patronato del DIF Guerrero, Mercedes Calvo. que intervengan para que se detenga el hostigamiento.

En conferencia de prensa, junto a la fuente de la Piñata, en el parque Papagayo, la trabajadora de la clínica de diabetes del hospital Domato G. Alarcón, Miriam Pérez, expuso que lleva 20 años laborando en el Sector Salud y que su cambio de adscripción de la Montaña a Acapulco se hizo con el mismo codigo.

Dicho cambio, señaló Miriam Pérez, la propia dirigente de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), Beatriz Vélez Núñez, expuso en redes sociales que se dio porque ella le ayudó y cuando la medico decidió dejar de apoyar al sindica­to y dedicarse sólo a trabajar, comenzó el hostigamiento.

Aseguró que la delegada sindical Raquel Estada se ha dedicado a acosarla, por no estar de acuerdo con el trabajo que hace como dirigente sindical, por lo que le enviaron un trabajador que es ex policía ministerial Joaquín Juárez Contreras, para vigilar lo que hace en su tumo laboral.

“Nunca en mi vida me había sucedido está situación. se ha dado a la tarea de estar­me mandando gente extraña a mi área de trabajo, e incluso personal de la institución, a estarme vigilando”.

Entre las acciones de acoso, mencionó publicaciones en redes sociales para expo­ner que atiende mal a los trabajadores, por lo que ha pensado hacer una denuncia penal en contra de la dirigente sindical Raquel Estrada.

Consideró que en lugar de que la dele­gada vigile si hace o no su trabajo, debería gestionar que se mejoren las áreas de aten­ción de la clínica, donde a veces no tienen medicamentos, aire acondicionado o espacio suficiente para atender a los pacientes.

Expuso que “lo único que quiero es laborar, mis compañeros han firmado lo que ella dioe porque han obtenido benefi­cios, no se vale que la señora se valga de este tipo de situaciones todos están coludidos, por eso digo que en ese hospital no hay ni paz ni ley”.

Agregó que hay nepotismo en el hospital, porque la líder sindical Estrada Villaseñor ha beneficiado a su esposo, a su hijo, su nuera y sobrinos.