Smithy consume desde “polvo de mono” desde hace un año apenas, detesta la droga, no le gusta, pero es altamente adictiva, por ello no puede dejar de consumirla. Aunado a ello, su bajo costo hace más fácil su acceso.

El adicto de 31 años lleva varios días con problemas para dormir y asegura que es una de las drogas más potentes que ha probado.

LEE ADEMÁS: El Chapo, Pablo Escobar, Messi y el Rey de España: así etiquetan la droga

“Odio el hecho de que me guste. Lo odio cada vez que lo consumo, pero aun así lo hago”, dice en entrevista a la BBC., .

Staffordshire, en Inglaterra, es donde más se han registrado casos de esta droga en los últimos meses.

“Polvo de mono” es un medicamento tipo B, donde una clasificación británica que incluyen otras drogas como anfetaminas, barbitúricos, codeína, marihuana, catinonas y cannabinoides sintéticos.

Con apenas dos dólares y 50 centavos puedes conseguir una bolsa. Entre sus efectos, los cuales pueden durar varios días, están las alucinaciones y la insensibilidad al dolor, así como la creencia de poseer una fuerza sobrenatural.

Su bajo coso provoca que los consumidores en su mayoría sean gente sin casa, sin embargo, también hay registros de adictos que dejaron de consumir crack o heroína para ahora drogarse con “polvo de mono”, debido a su precio.

Esta droga han alarmado a las autoridades europeas pues a que ha provocado que varios adictos salten desde altos edificios o se lancen al tráfico. Aunque no se han registrado muertos por estos incidentes, temen que pronto suceda.

Testigos, sobre todo oficiales de policía y paramédicos, coinciden en que el “polvo de mono” hace que los adictos se comporten como “zombies”.

Los consumidores suelen sentir que son perseguidos por bestias en medio de sus alucinaciones, lo que los hace trepar a postes, subir hasta las terrazas y lanzarse al vacío para escaparle a sus demonios imaginarios.

Grabaciones del medio Sky News muestran como un sujeto que consumió “polvo de mono” se avienta desde la cima de un edificio, luego se para como sin nada y comienza a forcejear con unos policías.

Otro caso, un hombre con una herida con hueso expuesto en el brazo forcejea con paramédicos quienes intentan ayudarlo. El lesionado no muestra ningún signo de dolor.

Darren Murinas, un traficante de drogas rehabilitado, relató a la BBC las alucinaciones que “polvo de mono” genera a quienes la consumen.

Uno de sus compañeros de piso adicto pensó que había alguien bajo la tarima del piso que iba por él y no durmió durante días.

Los episodios psicóticos invaden a quien la consume, Darren ha conocido a personas que ocultan armas por el miedo que le genera la droga.

También se han registrado casos de adictos allanando casas ajenas y mordiendo transeúntes.

Más allá de las mordeduras registradas en Inglaterra, en Estados Unidos han detectado casos donde la droga propició el canibalismo.

Sin mencionar que la droga parecería estar convirtiéndose en una epidemia. Tan sólo en los últimos tres meses en Staffordshire, Inglaterra, recibieron 950 llamadas de emergencia relacionadas con el “polvo de mono”.

“Desde el punto de vista de las drogas, esto es lo peor que hemos visto. No solo por el consumo del medicamente en sí, sino por el hecho de que pone en riesgo la seguridad de los demás”, dijo Jeff Moore, jefe de la policía de Staffordshire.

Si bien, la droga lleva un par de años en el mercado, fue a partir de diciembre de cuando comenzó el boom de consumidores y ahora en verano, los casos han tomado un repunte.