El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confirmó ayer que la ex fiscal venezolana Luisa Ortega, quien arribó el pasado viernes a Bogotá junto a su esposo, el diputado chavista Germán Ferrer, “se encuentra bajo protección” de su gobierno.

“La fiscal Luisa Ortega se encuentra bajo protección del gobierno colombiano. Si pide asilo se lo otorgaremos”, agregó el jefe de Estado, en un mensaje difundido en Twitter.

El gobierno colombiano ha mantenido bajo estricto hermetismo el caso de Ortega, quien fue destituida del cargo el pasado 5 de agosto por la Asamblea Nacional Constituyente de su país, integrada solo por oficialistas, que la acusó de haber cometido “actos inmorales”.
La ex funcionaria, vinculada al chavismo pero distanciada en los últimos meses del gobierno de Nicolás Maduro, denunció la ruptura del orden constitucional en su país tras dos sentencias del Supremo que le quitaban competencias al Parlamento y limitaban la inmunidad de los diputados.

Pero además criticó como jefa del Ministerio Público la actuación de la fuerza pública para contener las protestas contra Maduro, que en cuatro meses dejaron más de un centenar de muertos, cerca de 2 mil heridos y alrededor de 5 mil arrestos.

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) dijo ayer que Ortega debe contarle “en su momento” al mundo lo que sabe sobre el “régimen corrupto” de su país.

En tanto, el sucesor de Ortega en el Ministerio Público, Tarek Saab, afirmó en Twitter que el “apoyo incondicional” de Santos a quien llamó la “ex fiscal prófuga” confirma “que Colombia es el epicentro” de la “conspiración internacional” que dice que existe contra Venezuela.
Por su parte, el Parlamento del Mercosur (Parlasur) manifestó ayer, en su XLIX sesión plenaria, su repudio a las palabras del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo que no descarta una intervención para solventar la crisis venezolana.

En tanto, los presidentes de Brasil y de Paraguay, Michel Temer y Horacio Cartes, respectivamente, reafirmaron ayer tras una reunión bilateral en Brasilia que no reconocen la Asamblea Nacional Constituyente instalada en Venezuela y ni ninguna de sus determinaciones, por considerarla ilegítima.

Así también, más de 124 mil venezolanos han solicitado a Trump aprobar con “carácter de urgencia” el Estatus de Protección Temporal para los inmigrantes de esa nación ante “la amenaza de una dictadura emergente en Venezuela”. (EFE / Bogotá).