La Paz
El presidente de Bolivia, Evo Morales, tomó juramento ayer a los miembros de la Comisión de la Verdad que investigará crímenes de las dictaduras del período 1964-1982, como la desaparición del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz.

Morales posesionó en el Palacio de gobierno a Nila Heredia, Édgar Ramírez, Eusebio Gironda, Isabel Viscarra y Teodoro Barrientos, que trabajarán por dos años y sin remuneración para indagar los delitos de los gobiernos militares dictatoriales.

Los miembros fueron elegidos por su compromiso con los Derechos Humanos, vivieron durante el tiempo de las dictaduras militares, y algunos de ellos son afines al mandatario boliviano.

El gobernante reconoció que intentó varias veces con varios jefes militares conocer la información sobre dónde estaban enterrados los restos de Quiroga Santa Cruz, asesinado en 1980, pero no tuvo éxito y ahora encargó a la comisión hacer esa averiguación.

Quiroga Santa Cruz fue un destacado líder izquierdista que siendo diputado inició el juicio de responsabilidades contra el ex dictador Hugo Bánzer Suárez (1971-1978) y posteriormente fue asesinado durante el golpe de Estado de Luis García Meza (1980-1981).

Las dictaduras militares en Bolivia dejaron el saldo de mil 392 personas asesinadas, 486 desaparecidos y 2 mil 469 exiliados, de acuerdo con un documento escrito por el sacerdote jesuita Federico Aguiló citado por Morales durante el acto. /EFE