API

San Marcos, Gro. 17 de Mayo del 2018.- Serenar al país combatiendo la pobreza y garantizando empleo y estudio a los jóvenes, comandar al Ejército Mexicano bajo la premisa de nunca reprimir al pueblo, y un gobierno austero, es lo que ofreció el candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador desde San Marcos, Guerrero.

Gobierno sin lujos

En su visita a la Costa Chica de Guerrero, Andrés Manuel López Obrador prometió que no va a traicionar al pueblo de México una vez que llegue a la presidencia de la República, y su primer paso para la transformación que ofrece será acabar con la corrupción, al considerar que ese es el cáncer que destruye a Guerrero y todo México.

Insistió en que México necesita que se administre bien el recurso porque actualmente, “hay presupuesto pero se lo roban”, ya que existe este año un presupuesto de 5 billones 300 mil millones de pesos.

Aseguró que durante su gobierno “no va a hacer falta aumentar impuestos”, y no habrá de pedir prestado, por lo que ya no va a seguir creciendo la deuda pública, “y tampoco va haber gasolinazos”.

Afirmó además que ya no habrá sueldos como los que se ven ahora, de 650 mil pesos mensuales para los ministros de la Corte, 500 mil para los Senadores, 400 mil para los Diputados federales y el Tribunal Electoral, 300 mil para los consejeros del Instituto Nacional Electoral, porque se está violando la Constitución Política de México que indica que nadie debe ganar más que el Presidente de la República.

Dijo que todo esto lo resolverá para bien del pueblo, empezando por bajarse el sueldo él mismo a menos de la mitad de lo que hoy gana Enrique Peña Nieto, y de ahí, todos serán menores, pero en el caso de los maestros, enfermeras, médicos, policías, soldados, marinos y todos los trabajadores ganarán más, así como el campesino también verá el aumento en su jornal.

Reiteró que va a terminar con todos los lujos de los altos funcionarios y él no usará el avión presidencial, porque sería ofender al pueblo de México ya que esta aeronave costó 7 mil 500 millones de pesos.

López Obrador dijo frente a la multitud que lo fue a ver que no va a vivir en la residencia oficial de “Los Pinos” y que seguirá usando su casa “como cualquier otra gente”, por lo que las 67 hectáreas que tiene esa residencia van a pasar a ser parte del bosque de Chapultepec.

Y reiteró que va a quitar la pensión a los ex presidentes de la República, a quienes se les dan cinco millones de pesos mensuales.

Sobre la fotografía que circuló en redes sociales del expresidente panista Vicente Fox Quezada con el candidato del PRI a la presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, opinó: “Ya agarró trabajo Vicente Fox, ya agarró contrato, va a ser matraquero del PRI”.

Entre otras cosas dijo que con el ahorro que haga, habrá de rescatar el campo del abandono en que se encuentra y apoyar a los productores, a los ejidatarios y pequeños propietarios a quienes les va conseguir precios de garantía para sus productos y compensaciones para ganaderos, agricultores y pescadores.

Un cambio pacífico

Entre un sinfín de aplausos, el candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ofreció hacer el cuarto cambio en la historia de México sin violencia.

“Estamos muy cerca de lograr el inicio de una transformación. No es el que se gane la presidencia o que ganemos la mayoría en el Congreso o se ganen gubernaturas o presidencias municipales y diputaciones locales. No es eso lo que está en juego sino un verdadero cambio, una transformación que solo ha habido tres: la independencia, la reforma y la revolución, y hoy vamos a llevar a cabo la cuarta transformación de la vida de México”, señaló.

Pero será un cambio ordenado, “pacífico pero radical”, adelantó, “y que nadie se asuste con esa palabra, viene de raíz, y vamos a arrancar de raíz ese México de corruptos”.

Insistió en que Morena no lucha por cargos o puestos en el gobierno, y, “el que quiera puesto que se vaya al mercado”.

Por ello pidió a la gente de Guerrero defender el voto en las casillas y, a sus candidatos, visitar todos los municipios y 150 casas al día, para que más gente se sume al proyecto pese a la ventaja que ya se tiene de acuerdo a las encuestas.

Entre sus propuestas para esa transformación también están los compromisos de no privatizar el agua, el ISSSTE, el Seguro Social y las tierras del pueblo; “esa política se va ir al basurero de la historia”, atajó. También habrá de aumentar la pensión para los adultos mayores.

“No voy a fallarles, no lo he hecho nunca. Me pueden llamar peje pero no soy lagarto, y vamos a cumplir y voy a regresar a la Costa Chica, no sé si a San Marcos, Ayutla o Marquelia, vamos a buscar un lugar y vamos a regresar como presidente electo. Vamos a construir viviendas para la gente humilde, centros de salud, escuelas. Vamos a invertir en cultura”, ofreció.

Serenar al país

Entre sus comentarios, Andrés Manuel reveló que el Gobierno de la República está comprando ocho helicópteros artillados en Estados Unidos, por 25 mil millones de pesos, operación que, adelantó, va a cancelar porque “no queremos la guerra, no queremos el armamentismo, queremos la paz y la paz es fruto de la justicia”.

Le va apostar a la educación y darle estudio y trabajo a los jóvenes, empezando con becas de más de 2 mil 400 pesos mensuales desde la preparatoria, y cuando recién egresen de la Universidad se les darán trabajo como aprendices en talleres, empresas y comercios, con sueldos de más de 3 mil 600 pesos al mes.

“Pero no va a quedar joven sin estudio y sin trabajo, y lo resumo en una frase: “becarios sí, sicarios no”, destacó, y se llevó una oleada de porras y aplausos.

“Así vamos a serenar Guerrero y así vamos a serenar el país. Tenemos que dar opciones, alternativas, que el joven pueda salir adelante porque si se le abandona es como si se le estuviera empujando hacia la delincuencia”, agregó.

Recordó que hay en el país 230 mil homicidios desde que Felipe Calderón comenzó con esta “política absurda”, en referencia a la lucha contra el narcotráfico. Además, hay 36 mil desaparecidos que convirtieron al país en un cementerio clandestino, y hay más de un millón de víctimas de la violencia; agregó.

Dijo que la manera más humana y efectiva de enfrentar el problema de la inseguridad es combatiendo la pobreza, no con armas ni a “ojo por ojo, diente por diente”.

Además, habló de las fuerzas armadas: “Voy a ser presidente y también comandante supremo de las fuerzas armadas, y no voy a dar la orden nunca, jamás, de reprimir al pueblo. El Ejército no está para eso”.

Llevar a candidatos de Morena a los Congresos

En su estancia en la Costa Chica, López Obrador también pidió a los pueblos de la región no generar divisiones y no confiarse de la ventaja que lleva su partido político para con el resto.

“Les pido que de todas formas no nos confiemos. Estamos arriba como nunca había sucedido, mucha ventaja y saben cuál es el fenómeno ahora, algo nunca visto, que no solo estamos ganando en el sur y el centro, estamos ganando en los estados del norte”.

“Dije que se iban a unir todos en contra de nosotros, parece que ya van por ese camino pero aunque se unan todos, les vamos a ganar la presidencia. De todas maneras mucho ojo porque estos trafican con el hambre. Puercos, cochinos, cerdos, marranos, eso es lo que son que se valen de la necesidad de la gente”, acusó.

Y agregó: “No nos estemos dividiendo aquí entre los pueblos en San Marcos, No peleemos por partidos, no es el candidato ni es el partido, cuando van a votar es para transformar al país”.

También dijo que lo que busca “la mafia del poder” es atrincherarse en el Congreso porque desde ahí estarían obstaculizando el cambio. “De ahí salieron todas las reformas a la constitución y aprobaron el gasolinazo, por eso ahí debemos tener la mayoría igual que en los Congresos locales y presidencias municipales”, dijo.

Por ello pidió a la gente que lleve a los candidatos de Morena a esos lugares para que sean ellos los que estén administrando, “primero porque les tengo confianza y otra porque yo voy a estar pendiente, los voy a estar vigilando”.

Junto a él en el acto masivo estuvieron presentes los candidatos al Senado: Felix Salgado Macedonio y Nestora Salgado, además de Rubén Cayetano, Isela Ramírez Lorenzo, Amilcar Sandoval Ballesteros, Andrés Villar (presidente del Partido Encuentro Social), Alejandra Fraustro, Román Mellel, César Núñez Ramos y otros miembros del partido y aspirantes a cargos de elección popular.

Al final del discurso de AMLO, la gente coreaba: ¡Es un honor, estar con Obrador!, y concluyó el acto entre aplausos, porras y el himno nacional. (Agencia Periodística de Investigación)