*** Utiliza recursos del sindicato para promocionarse; acusan trabajadores

*** La también diputada federal quiere ser Secretaría General por cuarta ocasión; desde 2009 está en el cargo y ha cometido duplicidad de funciones

Chilpancingo, Gro. 05 de Agosto del 2018.- Luego de perder la elección para la presidencia municipal de Chilpancingo, la priista Beatriz Vélez Núñez opera ya con la intención de ser electa por cuarta ocasión al frente de la Secretaría General de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSA), en Guerrero, utilizando los recursos del sindicato; denunciaron trabajadores.

Hace una semana, la también diputada federal con licencia difundió un video en el que agradece el apoyo de los trabajadores de la salud que respaldaron su candidatura en el proceso electoral pasado, y dejó entrever que buscaría nuevamente la dirigencia sindical que mantiene desde el año 2009.

Beatriz Vélez fue electa en ese año por primera vez como lideresa sindical, y fue reelecta en 2012 y 2015.

En los últimos años ha sido señalada de nepotismo, abuso de autoridad y manejo discrecional de recursos públicos, así como represión contra los trabajadores sindicalizados que le han exigido transparentar el manejo de las cuotas sindicales.

El viernes pasado, la Secretaría General encabezó un encuentro con trabajadores en el Hospital General de Atoyac, donde entregó un apoyo de 500 pesos y mochilas para hijos de trabajadores, acto que realiza año con año sin precisar de donde salen los recursos para la entrega de este apoyo, indicaron algunos trabajadores.

No obstante, acusaron que en esta ocasión está realizando actos de proselitismo anticipados, ya que en este evento y otros que ha realizado en diferentes partes de la entidad, ha pedido anunciado ante los trabajadores su intención de permanecer en el cargo que hoy ostenta, pidiendo el apoyo para ello a pesar de que en los últimos tres años cometió duplicidad de funciones al ser legisladora federal al tiempo que era Secretaría de la Sección 36 del Sindicato de la Salud; cargos que requiere tiempo completo.

En el evento que realizó en Atoyac, fue increpada por la química laboratorista Antonia Cabañas, una de las trabajadoras que el pasado 29 de Junio participó en la toma de las oficinas sindicales en Chilpancingo, y que fue desalojada violentamente por seguidores de Beatriz Vélez junto al resto de los trabajadores que exigían rendición de cuentas por parte de la líderesa.

La química denunció que en este encuentro, Vélez Núñez pidió el respaldo de los trabajadores para volver a ser líder sindical, lo cual es violatorio de los estatutos y reglamento del sindicato, al estarse candidateando fuera de tiempo, ya que aún no inicia el proceso interno.

“Anda visitando los centros de trabajo de Costa Grande porque la señora se quiere reelegir con su misma gente que tiene en su gabinete. Lo que anda haciendo es promocionarse, haciendo proselitismo cuando no es tiempo ni puede participar ni reelegirse”, dijo.

Precisó que entrega un apoyo para los hijos de los trabajadores, con edades de entre 6 y 12 años, y aunque este apoyo se entrega anualmente, esta vez la secretaria deja en claro que busca la reelección, siendo en este punto donde estaría faltando a los estatutos.

Dijo que nunca se ha sabido de donde toma la lideresa este recurso, ya que no se ha transparentado desde 2009 el uso de las cuotas sindicales que, primero llegan a la dirigencia nacional, y después se destina una partida para el Estado.

La trabajadora pidió el uso de la palabra durante el evento del viernes pasado, y recriminó a Bety Vélez estar cometiendo una persecución contra los trabajadores que tomaron las oficinas centrales del sindicato en junio pasado, a quienes, aseguró, ha amenazado con expulsar del sindicato.

Le dijo de frente que los protestantes nunca realizaron destrozos en las oficinas, y que quienes entraron violentamente fueron sus incondicionales, a quienes ella ha beneficiado con claves, bases incrementos salariales u otros favores políticos.

Dijo que tan sólo en el hospital de Atoyac hay personas que desempeñan funciones de forma ilegal; “tiene personal, sus seguidores que son sus borregos y que estaban de intendencia, pero ahora están de auxiliares de laboratorio, mientras hay un personal con hasta 8 años de antigüedad que no les da ni un contrato”.

“La delegada sindical tiene un hermano que no terminó la carrera de químico y lo tiene en laboratorio. Tiene dos camilleros con códigos de enfermeros. Los ponen a estudiar y a uno lo corren de la escuela, pero esta ahorita con código de enfermero. Tiene familias enteras trabajando. Hay una rabajadora social que lucra, les exige cosas a las personas, les pide sillas; a esa persona le tiene contratados tres hijos”, se quejó.

“De otra familia contrato a las hermanas, un marido de una de ellas, su hermana del marido y una hija. Y lo que es peor quienes tienen una base, también están cobrando con contrato. Y dicen que no hay dinero para contratos, para medicinas, equipo médico”, añadió.

Antonia Cabañas acusó a Vélez de estar violando el artículo 14 por no cubrir sus cuotas sindicales, el artículo 102 de los estatutos referentes al escalafón, el artículo 103 fracción 5, por permitir que no se paguen los créditos hipotecarios que la Secretaría de Salud descuenta al trabajador y no se paga a la empresa.

Además, agregó, viola el artículo 12 fracción 5 de los estatutos por no reportar en que se gastan las cuotas sindicales.