CHILPANCINGO, Gro. (Ezequiel Flores Contreras).- En los primeros dos años y medio de la actual administración han sido asesinados un periodista y cinco políticos del PRD, PRI y MC, en la región de la Tierra Caliente de la entidad.

A la fecha, ninguno de estos crímenes ha sido esclarecido y se mantienen impunes, así como el resto de los más de cinco mil homicidios dolosos registrados oficialmente en la administración astudillista.

La lista fúnebre de políticos y periodistas en la región de la Tierra Caliente comenzó el 23 de julio de 2016, cuando fue emboscado y asesinado el alcalde perredista de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte.

Después, el 2 de marzo de 2017, fue asesinado el reportero Cecilio Pineda Birto en el poblado de Ciudad Altamirano, cabecera municipal de Pungarabato.

Luego, el 10 abril del mismo año, asesinaron al dirigente priista Modesto Carranza Catalán, quien se desempeñaba como suplente del diputado local Saúl Beltrán Orozco, actualmente prófugo y señalado de dirigir un grupo armado en el municipio de San Miguel Totolapan, donde el brazo ejecutor es Raybel El Tequilero Jacobo de Almonte.

El 23 de mayo fue asesinado también en Ciudad Altamirano, Elí Camacho Goicoechea, exdiputado local y exalcalde de Coyuca de Catalán del PRD, que se desempeñaba como asesor del gobierno de Astudillo en la Tierra Caliente.

El 26 de septiembre, ejecutaron en Chilpancingo al dirigente de Movimiento Ciudadano (MC), en el municipio de Ajuchitlán del Progreso, Ángel Vergara Chamú.

Apenas ayer, asesinaron al alcalde priista con licencia de Coyuca de Catalán y actual candidato a diputado local por el distrito 17 de la región Tierra Caliente, Abel Montufar Mendoza.

Mientras que el exalcalde perredista de Zirándaro, exdiputado local y exdiputado federal, Catalino Duarte Ortuño, así como el subsecretario del Migrante del gobierno estatal, Adolfo Vergara de la Paz, fueron desaparecidos desde 2016 y a la fecha, se desconoce su paradero.