*** Inició campaña antes de la fecha marcada por el calendario electoral; el IEPC no actúa al respecto

API

Chilpancingo, Gro. 22 de Mayo del 2018.- Repartiendo bandejas, pelotas y hasta chicharrones, pretende Diana Laura Sáenz Vargas llegar a ser regidora en el municipio de Chilpancingo, pese a no tener más trayectoria que ser hija de la diputada del PRI-PVEM, María Luisa Vargas Mejía.

En las últimas semanas se ha podido apreciar en redes sociales, la presencia de la joven en diferentes actos en los que ha realizado al por mayor el reparto de dádivas, violando la ley electoral, pues inició su campaña antes de la fecha marcada por el calendario electoral.

La joven en compañía de su madre ha acudido a un sin fin de eventos realizados por ambas, incluso en varias escuelas primarias de la capital se les permitió hacer este tipo de actos político-electorales.

Las autoridades educativas no han dado a conocer una postura al respecto, ni tampoco las autoridades electorales, ante el evidente inicio de campaña anticipada y los actos proselitistas en instituciones educativas.

La joven, al igual que su madre han optado por el reparto de dádivas principalmente en colonias populares.

En su momento la diputada Maria Luisa Vargas ha sido señalada con los sobrenombres de #ladymandiles, #ladybarredora y #ladyhuateque, principalmente por el reparto de cosas y las equivocaciones que ha tenido públicamente.

A través de las redes sociales, la joven ha publicado diversas fotos en donde se demuestra el “trabajo” que está realizando, visitando colonias y comunidades de Chilpancingo donde es candidata a regidora, pese a no tener trayectoria política ni experiencia, teniendo como mérito ser hija de Vargas Mejía.

En una de sus publicaciones, anotó: “estoy recorriendo cada colonia de mi bello Chilpancingo donde me doy cuenta de las necesidades existentes; comprometiéndome a ser parte de un verdadero cambio”. Esta publicación la hizo el pasado primero de mayo, antes de que pudiera hacer campaña.

En las fotos mostradas en redes se aprecia el reparto de bandejas, pelotas de plástico e infinidad de trastes y hasta chicharrones, muchos de ellos entregados incluso en el mes de abril. (Agencia Periodística de Investigación)