Bernardo Torres/API

Chilpancingo, Gro. 20 de Agosto del 2018.- En la crisis política que se vive en el municipio de Acapulco, hay una corresponsabilidad entre los Gobiernos Municipal y del Estado; consideró el dirigente del PRD, Ricardo Barrientos, luego de las últimas críticas que hiciera el gobernador, Héctor Astudillo, a la administración de Evodio Velázquez Aguirre.

“Yo creo que hay una corresponsabilidad, no podemos, como lo hemos dicho en el tema de la inseguridad no es una responsabilidad única de la federación, yo creo que todos los niveles de gobierno deben de participar, creo que no ha habido la capacidad de coincidir para resolver los grandes problemas de Acapulco”, dijo.

Lamentó que últimamente todas las acciones del Gobierno del Estado y Federal han sido a través de los medios de comunicación, y de manera irresponsable se han ventilado asuntos de corrupción y malos manejos financieros ante los medios y no ante las instancias fiscalizadoras correspondientes.

“Hay instancias para procesar lo que de alguna manera se demanda, a través de los medios junto con quienes vivimos en Acapulco hemos hecho una crítica constructiva a nuestro presidente municipal de Acapulco y le hemos pedido que hasta el último día de su gobierno haga su mayor esfuerzo para darle a esta ciudad que nos dio la oportunidad de gobernador los mejores servicios”.

Este lunes fue publicado en medios de comunicación la crítica que hace el gobernador al gobierno de Acapulco, al señalar que los turistas que ingresan a Acapulco por carretera se encuentran con pintas, baches y falta de alumbrado público, por lo que urge mejorar la imagen del Puerto.

Dijo que se debe hacer un recuento de todo lo que pasó en Acapulco en estos tres años, y asuma cada quien su responsabilidad, “nosotros como partido hemos hecho las opciones al alcalde, él nos ha manifestado el interés de auditar cada una de las áreas del Gobierno Municipal y esperamos que el resultado diga cómo está la situación”.

Ricardo Barrientos, señaló que cuando se habla de la deuda histórica del municipio, hay que voltear a la administración del hoy senador electo, Manuel Añorve Baños, y aceptar también que no ha habido la capacidad para darle un poco más de orden a la administración, así como la complejidad del Puerto de Acapulco.

Insistió en que deben ser las instancias impartidoras de justicia y fiscalizadoras quienes determinen como se condujo la administración, quienes revisen las cuentas por los supuestos desfalcos que a través de los medios han sido ventilados. (Agencia Periodística de Investigación)